King Crimson viviò un emotivo regreso en su primera fecha en el Luna Park, un show donde cierto protagonismo percusivo corriò de foco el planteo general

La banda liderada por Robert Fripp concretò en el viejo coliseo de box la primera de sus dos presentaciones con el“Celebration Tour 2019”, tournée que ostenta como modalidad audiovisual la presencia de tres bateristas al borde del escenario.

King Crimson (Luna Park - Oct 2019 - Julia E.R.Díaz A001)

Por Julia E.R. Dìaz

(Capital Federal – Miércoles 09 de Octubre de 2019) Después de 25 años de espera, el grupo“King Crimson”volviò a la Argentina, una destacada novedad en tiempos en los que la mayorìa de las actuaciones se centran en artistas noveles o con poca carrera en su haber musical. La gira del 50 Aniversario llegò a Buenos Aires con la actual formación de siete mùsicos sobre escena, un espectáculo que bucea en el repertorio màs antiguo del grupo y un limitado nùmero de excepciones compositivas al planteo formulado.

King Crimson (Luna Park - Oct 2019 - Julia E.R.Díaz A002)

La multitud que se dio cita en el legendario estadio Luna Park para la primera fecha de las actuaciones pautadas, lo primero que encontrò anoche al ingresar al lugar fueron dos enormes carteles colocados sobre el escenario delante del triunvirato de baterìas. En los mismos se indicaba al pùblico presente, que se encontraba totalmente prohibido filmar, grabar y tomar fotografìas del show, lo cual aludìa con punterìa inexcusable al empleo de telèfonos celulares durante el espectáculo. Para hacer cumplir esta normativa, desde el mismo anuncio se indicaba que personal dentro de este espacio tendrìa a su cargo la misiòn de retirar del mismo a todos los que no cumplieran a rajatabla dicha disposición impartida por los responsables del espectáculo artìstico. Esto significò un pandemonium para los encargados del procedimiento, quienes una y otra vez debieron emplear sus luces lasers y gestos fìsicos para decirle a ciertas personas de esta numerosa audiencia que se abstuviera de emplear estos implementos.

King Crimson (Luna Park - Oct 2019 - Julia E.R.Díaz A004)

La ùnica y magra concesiòn al pùblico allì reunido fue la posibilidad de tomar imàgenes una vez concluìdo el concierto cuando los mùsicos saludan al cerrar su espectáculo, una situación en la que un integrante del conjunto tambièn tomarìa fotos a la gente allì reunida para escucharlos. Sin la presencia de un equipo de camarògrafos que enfocara el espectáculo, la imagen del evento por las habituales pantallas laterales fue solo la de una càmara enfocando de frente el show, lo que no daba muchas referencias a los que estaban màs alejados del escenario, privando asì a los boletos de menor valor de tener alguna imagen de lo que sucedìa sobre el escenario.

King Crimson (Luna Park - Oct 2019 - Julia E.R.Díaz A003)

“King Crimson”en su actual espectáculo ubica una lìnea de tres baterìas casi al borde del escenario que opera como un“Muro de Jericò”, lo que impide a cualquiera en lugares cercanos al mismo divisar correctamente lo que sucede detràs de las mismas, pues los mùsicos de la segunda lìnea no estàn en tarimas demasiado elevadas para verlos en las plateas a nivel del piso. Ayer el pùblico que convirtió“sold-out”a esta primera de las dos fechas anunciadas en Buenos Aires, luciò un poco desorientada con la presencia de estas tres baterias al borde del punto de separaciòn, propuesta musical que recièn al cuarto tema levantò las pulsaciones con el repertorio seleccionado. Desde el plano sònico, el evento es una conjunciòn de mùsica ambient, pedazos de rock y composiciones medievales, sumado al despliegue de los tres bateristas que desarrollaron un ejercicio rìtmico algo màs cercano al de una tribu zulù en una danza ritual que en una introducción de mùsica progresiva.

King Crimson (Luna Park - Oct 2019 - Julia E.R.Díaz A006)

Ese ambiente baterìstico incomodò al pùblico al principio, tal vez por la ausencia de una argumentación convincente, sensación en la que buena parte del repertorio se percibiò al borde de la sobre-interpretaciòn, pudièndose argumentar exactamente lo mismo con solo un instrumentista en ese set rìtimico. Que la segunda parte del show comenzara con otro set percusivo a cargo de los tres bateristas, fue duro tràmite para los espectadores, enorme audiencia que celebrò desde casi el mismo arranque de la segunda parte todas las obras de ese nuevo bloque en vivo.  El show en el segundo tramo, tras un insufrible intervalo, tuvo un contexto de canciones setentoides con obras cercanas a los doce minutos de tiempo y la atención del pùblico fijada en cosas muy puntuales.

King Crimson (Luna Park - Oct 2019 - Julia E.R.Díaz A005)

De a ratos este clima se rompìa con los bateristas tocando algo y esperando que el pùblico gritara en respuesta al esquema que buscaba ese eco, sin olvidar que el ùnico momento del espectáculo en que un intèrprete se dirigiò al gran pùblico, fue para coronar el final de un tema diciendo“me gusta!”,frase que el guitarrista manifestò casi como una impostaciòn teatral. El segundo bloque del evento a poco de concluir cambiò la luz plana clara por unos tonos ocres, amarillos y un cierre con rojo intenso, tal vez para simbolizar la conclusión de una presentaciòn que ubicò a todos los asistentes en una tradicional ceremonia de escucha sumidos a puro silencio. El audio del concierto fue bastante nìtido, a excepción de un cierto retumbe no controlado en el sector de las tribunas altas con tanta baterìa sonado, pero la definición del sonido dejò a la mayorìa satisfechos con ese aspecto tècnico.

King Crimson (Luna Park - Oct 2019 - Julia E.R.Díaz A007)

El pùblico, a pesar de tratarse de un dìa hábil permaneciò hasta el final del show sin irse del estadio y cuando Tony Levin mostrò su càmara de fotos, logrò en esa escueta y muy acotada franja de segundos saciar su necesidad de testimonios gràficos del evento, casi al concluir un concierto donde el bajista fue el màs valorado de los acompañantes del líder musical progresivo. El guitarrista y cantante de la formación cumpliò con su tarea sobre escena, pero el planteo de colocar tres bateristas en el frente del escenario no resultò una propuesta que a los asistentes les haya interesado demasiado.

King Crimson (Luna Park - Oct 2019 - Julia E.R.Díaz A008)

La desconcentración de los espectadores fue correcta y veloz al finalizar el concierto pocos segundos después de la medianoche, excepción hecha de los que se quedaron viendo los productos ubicados en los puestos de merchandaising, con valores muy excesivos para la economía nacional en tiempos de elecciones.

King Crimson (Luna Park - Oct 2019 - Julia E.R.Díaz A010)

La audiencia anoche reunida, con un promedio de edad superior a las cuatro dècadas celebrò este concierto de calificación cercana a los 8 puntos, evento en el que algunos jóvenes por curiosidad se acercaron al show para conocer esta destacada y valiosa leyenda musical que regresò a Buenos Aires tras un cuarto de siglo sin pisar estas tierras con tal formato. Segundos antes de abandonar el escenario para recluirse còmodo en los camarines habilitados, Robert Fripp abandonò el espacio entre los racks, un teclado y ciertos pedales para tomar su càmara, tomando algunas instantàneas del pùblico que una y otra vez lo ovacionò emocionado por la vuelta de un clàsico a esta parte del continente.

King Crimson (Luna Park - Oct 2019 - Julia E.R.Díaz A009)

“King Crimson”- “The Celebration Tour 2019” – Estadio Luna Park – Martes 08 de Octubre de 2019 (Primer show) (Lista completa de canciones interpretadas: 01 Hell Hounds of Krim  02 Neurotica 03 Suitable Grounds for the Blues 04 Cirkus 05 Red 06 Epitaph 07 Drumsons 08 Moonchild 09 Larks’ Tongues in Aspic (Part IV) 10 Islands // Encore:  11 Easy Money 12 Larks’ Tongues in Aspic, Part Two 13 The Court of the Crimson King 14 Indiscipline 15 Level Five 16 Starless // Encore B: 17  21st Century Schizoid Man)