“Ad Astra”: Una atrapante drama humano en el espacio protagonizado por Brad Pitt en el mejor momento de toda su carrera profesional

El nuevo film del director James Gray situada en un “futuro pròximo” muestra una crisis que atraviesa la Tierra por estallidos radioactivos, un problema que el astronauta Roy McBride deberà resolver sabiendo que un familiar se encuentra involucado en el mismo.

Ad Astra (foto gentileza Sello 20th Century Fox - A 002)Por Gabriel Imparato

(Capital Federal – Jueves 19 de Septiembre de 2019) Si bien los traillers de esta nueva película de afamado realizador James Gray auguraban una realización interesante, resulta muy estimulante comprobar que dicho largometraje es tan atractivo en sus 120 minutos de duraciòn, que debe haberles resultado todo un dilema chino còmo armar el clip previo de una película que ademàs de retratar con acertada estètica el crecimiento del hombre en el espacio exterior, se permite plantear un drama humano que por momentos es màs intenso que una secuencia de estallidos radioactivos provenientes de algún lugar en la galaxia que han provocado cerca de 50 mil muertos alrededor del mundo, a raìz de incendios y varias catàstrofes aèreas. Ubicada en un“futuro pròximo”, la historia arranca adrenalìnicamente bien arriba cuando el astronauta Roy McBride (Brad Pitt) trabaja en la construcciòn de la  antena más grande del mundo, diseñada para localizar vida alienígena avanzada, cuando un repentino golpe de tensión casi le cuesta la vida. Este incidente es el más reciente de una larga lista de catástrofes que se van sucediendo en la Tierra, incluyendo incendios y accidentes aéreos provocados por varias sobrecargas eléctricas producidas por estallidos radioactivos. La Inteligencia de los Estados Unidos cree que todas estas explosiones son el resultado de rayos cósmicos que surgen de explosiones cercanas a Neptuno, provocadas por el“Proyecto Lima”, una antigua misión cuya nave desapareció inesperadamente en el espacio sideral dieciséis años después de su lanzamiento.

Ad Astra (foto gentileza Sello 20th Century Fox - A 003)Segùn detalla el director, coproductor y coescritor James Gray en notas de prensa,“la idea del “Proyecto Lima”era que iban a estar lejos del sol, para que su gran campo magnético no pudiera alterar cualquier instrumentación, para asì tener la capacidad de ver con gran precisión el universo alcanzable, además de hacer una firme evaluación de todo tipo de planetas. La consigna era ver si podían encontrar señales de vida inteligente». El líder del mentado“Proyecto Lima”fue en su momento H. Clifford McBride (Tommy Lee Jones), padre de Roy, un astronauta legendario que lleva dieciséis años desaparecido. Si bien Roy no lo ha visto desde que tenía 16 años, siempre lo idolatró, además de haber heredado su increíble tolerancia para el riesgo y su creencia de que las respuestas a todos los acertijos físicos y metafísicos de la vida yacen en el espacio exterior. Pero Clifford fue un padre y marido distante, negligencia que hizo que Roy se volviera alguien solitario e inaccesible, con problemas para entablar relaciones, algo que lo llevó a reprimir toda emoción positiva y negativa. Después de sobrevivir al incidente que lo dejò en una cama de hospital tras un abrupto descenso a la Tierra desde una plataforma de la gran antena en construcciòn, los oficiales del Gobierno de los Estados Unidos visitan a Roy para decirle que su padre, a quien creìa muerto desde hace mucho tiempo,está vivo, pero se encuentra a las orillas del sistema solar. Roy deberà ponerse en contacto con él. Su misiòn, secreta incluso para los oficiales de la entidad SpaceCOm serà encontrarlo, porque es probable que esté haciendo algo aterrador; llevando a cabo actos de terrorismo potenciales en los anillos de Neptuno, siendo el contacto con su hijo Roy la ùnica forma de sacarlo de su silencio.

Ad Astra (foto gentileza Sello 20th Century Fox - A 004)Para llegar al“Proyecto Lima”, Roy deberá, primero, viajar de la Tierra a la Luna, a través de un transporte comercial, y después trasladarse a una base remota para encontrarse con Cepheus, la nave espacial que lo llevará, en una primera instancia, a Marte. Ahí, intentará ponerse en contacto con su padre a través de un enlace láser directo y seguro, de lograrlo, deberà emprender el viaje hacia los anillos de Neptuno. En su viaje, Roy es acompañado por el coronel Pruitt (Donald Sutherland), un astronauta retirado de SpaceCom y uno de los amigos más antiguos de su padre. Pruitt le dice sincero a Roy, a quien ya conocía de muy pequeño, que su última conversación con su padre muchos años atrás realmente no fue agradable; motivado en el hecho que de Clifford se enojó cuando Pruitt le dijo que iba a dejar SpaceCom. Su vuelo a la luna se lleva a cabo sin incidente alguno. La Luna se ha convertido en una serie de puestos de avanzada muy desarrollados, colonizados por gente de varios países de la Tierra, quienes, así como en la Tierra, se pelean por los recursos disponibles. Sin embargo, en las áreas que se encuentran entre estos puestos de avanzada, la anarquía es como la del Viejo Oeste. En su camino hacia el Cepheus, son atacados por piratas y renegados lunares, situación en la que su escolta militar es asesinado y Pruitt es lesionado de gravedad en el ataque. Incapaz de continuar con ese objetivo, Pruitt le pasa a Roy un video altamente confidencial de SpaceCom, en el cual se revela información con tono de inteligencia ultrasecreta sobre el“Proyecto Lima”.

Ad Astra (foto gentileza Sello 20th Century Fox - A 005) En estos muy particulares lineamientos de esta historia, el afamado director James Gray deja traslucir puntual y firme que el supuesto“futuro pròximo”lejos està de ser un jardìn de rosas, una situación que el astronauta Roy Clifford deberà afrontar emocionalmente sin ningún tipo de respaldo familiar,pues su esposa(Liv Tyler)lo ha abandonado hace algunos meses tras la decisión de no querer ser padre por todo lo que implica su profesiòn dentro de un contexto familiar. Si bien el argumento principal resulta ser la soluciòn de una crisis que pone en serio peligro la continuidad de la vida humana sobre la Tierra, el realizador en esta producción apunta a mostrar que el drama humano que atraviesa su protagonista es mucho màs conflictivo y angustiante, pues tal como ha sucedido en otros argumentos de producciones cinematogràficas, su misiòn ha mutado a resolver un problema donde su progenitor probablemente deberà ser eliminado si constituye un peligro para su objetivo tan global. Sabiendo que su intensa crisis familiar no debe impedir en la misiòn que le ha sido encomendada, Roy Clifford asume dicha tarea en la cual algunos colegas de la firma SpaceCom pueden tomarlo como un problema por su afinidad con el supuesto artífice de estas explosiones radiactivas desde los anillos de Neptuno. Calificado como un fantàstico astronauta capaz de resolver muchos problemas que superan lo habitual, Roy asume que la misiòn puede tener un punto de no retorno, pero su interès por descubrir realmente que ocurriò hace algunas dècadas es lo suficientemente fuerte para fortificarlo en la decisión de investigar, aunque sea lo ùltimo que pueda hacer en su prolongada carrera.

Ad Astra (foto gentileza Sello 20th Century Fox - A 001)Filmada con mucho cuidado y generando locaciones de enorme credibilidad, la tarea del director James Gray es un dechado de aciertos, especialmente a la hora de articular todas las intervenciones de Brad Pitt, en la piel del afligido astronauta que debe no solo resolver un grave problema que afecta la humanidad sino tambièn un durìsimo conflicto ìntimo de raìces inocultables que lo percutirà una y otra vez dentro de esa soledad espacial que debe atravesar por momentos hasta cumplimentar su misiòn. Las actuaciones de dos leyendas del calibre de Donald Sutherland y Tommy Lee Jones estàn acordes a la necesidad de la historia, pero sin explotar màs de lo debido, un postulado donde la pareja del astronauta (Liv Tyler)no aparece formulando palabra alguna. El rubio actor separado hace algunos años de su colega Angelina Jolie, està atravesando el mejor momento de toda su carrera en el mundo cinematogràfico, lo cual puede comprobarse tambièn en la exitosa película “Habìa una vez…en Hollywood”, donde Pitt comparte con Leonardo Di Caprio un gran protagonismo stèreo que seduce por doquier. La frase“Per aspera ad astra”que en latìn significa“A las estrellas a través de la adversidad”, fue la oraciòn grabada en las placas de las tumbas de los astronautas de la Apollo 1, trìo de tripulantes que fallecieron durante el despegue de dicha nave camino a la Luna. 50 años màs tarde, James Gray plantea con su hábil muñeca fìlmica un“futuro pròximo”esperanzador pero al mismo tiempo duramente conflictivo para sus protagonistas, una película que no abusa de los efectos especiales en sus dos horas de duraciòn, aunque sì asome con detenimiento el multitudinario equipo de constructores digitales para hacernos creer todo lo que vemos en ciertos pasajes. Dando a cada paso un relato seductor sin desgastar por el uso del tiempo, Gray propone un film a su estilo con cuestionamientos constantes, tensiòn que su protagonista experimentarà en esos 120 minutos una y otra vez, como si fuera un simulador diseñado para testearlo en sus respuestas, desafìo que deberà vencer a pesar de sus conflictos internos, una película de tono dramàtico donde Brad Pitt luce a punto caramelo en cada una de sus acertadas apariciones en esta intrìnseca problemàtica espacial.         .