Daniel Melero y Diego Tuñòn actuaron juntos en el “MUTEK FEST 2019”, una ruta del opio que se puso en marcha con un piano frito

Reunidos en el Palacio Alsina, la talentosa dupla se presentò oficialmente para interpretar cinco canciones que no encuadran en los formatos tradicionales de sus respectivas carreras, un espectáculo musical que recibiò buena respuesta de la audiencia allì reunida.

MUTEK FEST 2019 (Foto Julia ER Dìaz A003)

Por Julia E.R.Dìaz

(Capital Federal – Domingo 15 de Septiembre de 2019) No fue un fin de semana màs para los seguidores de Daniel Melero y Diego Tuñòn, oportunidad en la que ambos dieron a conocer las canciones que comprenden el proyecto“La ruta del opio”, uniòn musical que finalmente se corporizò anoche cuando ambos se presentaron en el escenario principal del Palacio Alsina durante la tercera ediciòn del“MUTEK FEST 2019”en pleno microcentro porteño, evento que opera refrendando la ediciòn original proveniente de Canadà.

MUTEK FEST 2019 (Foto Julia ER Dìaz A005)Segùn se pudo conocer en las escasas entrevistas que la dupla concediò durante los dìas previos al espectáculo, la gènesis de este proyecto tuvo su motor inercial cuando el tecladista del grupo“Babasònicos”comenzò a enviarle fragmentos donde tocaba el piano, audios que el líder de la banda “Los Encargados”procesò para generar una nueva estructura sonora.En pocos meses la dupla elaborò una serie de composiciones que fueron descriptas por estos artistas como un natural proceso metabòlico de la mùsica, conjunciòn de interpretaciones que tuvo ademàs anoche el complemento de las proyecciones realizadas por Gabriel Rud, quien aprovechò la presencia de una pantalla vertical en el Palacio Alsina para potenciar este show que recibiò una buena respuesta del numeroso pùblico presente.

MUTEK FEST 2019 (Foto Julia ER Dìaz A004)

El show no fue una oficialización tradicional, tampoco cercana al contexto teatral que anhelaba Tunòn en la previa del concierto, mientras que su avezado compañero de rutas lo respaldò antes de fundir el resultado en un CD de nula repecusiòn. Este proyecto que originalmente se puso en marcha con el curioso tìtulo tentativo de“Piano Frito”anoche cobrò firme vida ante una audiencia que celebrò esta reuniòn durante la tercera ediciòn del“MUTEK FEST”

MUTEK FEST 2019 (Foto Julia ER Dìaz A001)

OPP: Opio Para Privilegiados

Con horario de iniciò a las 17 horas y con gran cantidad de pùblico aguardando afuera en la calle Alsina al 900, esta tercera edición del“MUTEK FEST”, festival internacional de creatividad digital, logrò reunir una vez más a los grandes artistas tanto de la escena local como aquellos pares de la escena sònica internacional. La ediciòn 2019 focalizò toda esta actividad en varios puntos clave de la ciudad de Buenos Aires, tales como el gran Centro Cultural Correo Central, el club La Tangente y tambièn el Planetario.

MUTEK FEST 2019 (Foto Julia ER Dìaz A002)

Entre la variopinta oferta que ofreció este año, el programa“PLAY”,se desarrollò en el emblemático Palacio Alsina, plataforma que obrò como la columna vertebral del festival, lugar seleccionado en este caso para la presentación de “La Ruta del Opio”, trabajo que reuniò a Daniel Melero y Diego Tuñón, un contexto cuyo formato o fecha de lanzamiento son aún desconocidos, pero que dejó muy eufórico al público que colmó entusiasta las instalaciones de Alsina 940.

MUTEK FEST 2019 (Foto Julia ER Dìaz A006)

Respetando medianamente el horario previsto el show llamò la atención por el uso de la pantalla vertical colocada en el lugar. “Si supieras… seguirías sin entender”, fueron las primeras palabras recitadas por Daniel Melero para ofrendar el primer tema de lo que fue un set de cinco composiciones, articulaciones que mezclaban en su forma la nostalgia de Los Encargados, teñida aquì por reminiscencias líquidas, aportadas por las sutiles notas del piano que manipulaba con cuidado Diego Tuñon, aunque esas intervenciones durante el show eran interrumpidas súbitamente por duros estruendos metálicos que despertaban al público del trance sumido en esta particular invitación a lo onírico.

MUTEK FEST 2019 (Foto Julia ER Dìaz A008)

El trabajo del joven  realizador Gabriel Rud, quien hace ya algún tiempo realiza las visuales en cada uno de los shows del tecladista de“Los Encargados”, acompañó muy exquisitamente la situación que la música proporcionaba a cada momento. Con la tercer secuencia, el ambiente en el que se hallaba sumergida la audiencia cambió drásticamente.

MUTEK FEST 2019 (Foto Julia ER Dìaz A009)

 

Las interpretaciones de Tuñón, antes dulces y melancólicas, dejaron lugar a una amenaza lejana pero perceptible a través de los sonidos estrepitosos del sintetizador, que fueron tomando velocidad, conduciendo todo hacia el fin de la calma. Un asistente durante la presentaciòn estimada en unos 60 minutos sostuvo por detrás de los intèrpretes una lámpara, provocando un contraluz como simbiosis de figuras que se mezclan en esa oscuridad sonora,  pero dando a entender que solos ellos serán los guías, quienes conocen la salida en la capital, donde “todos simulan”, tal como demarcaba Melero en el anterior tema encarado por el dueto.

MUTEK FEST 2019 (Foto Julia ER Dìaz A007)

El desenlace tuvo un clima con crecimiento previsible, tiempos donde el estallido sònico hacia arriba con el siguiente tema dejò en claro lo ocurrido, tiempo donde las sensibles proyecciones del piano de Tuñón rivalizaban adrenalìnicas allì con un muy marcado estilo electrónico, en una clara antítesis con el resto del set. Algunas guitarras sonaban de fondo, mientras Melero anticipaba el final del show con la quinta secuencia. “Buenas noches,  vamos a hacer el último tema”, argumentò cuando aùn no habìan transcurrido 50 minutos de este espectáculo tan esperado por los espectadores.

MUTEK FEST 2019 (Foto Julia ER Dìaz A006)

Tras la furia electrònica, la calma de adueñò del espacio con una sutil canción de cuna, estructura con una letra que entre otras cosas sostenìa que“mi chica no tiene sueño, aún no está dormida… fue un día largo, dejémosla tranquila”. Habìan transcurrido poco màs de 65 minutos cuando la reuniòn de estas figuras musicales llegò a su fin, esperado encuentro que ni bien concluyò hallò a sus responsables abrazados muy emocionadamente, con una satisfacción perceptiblemente dibujada en sus rostros, expresiones en el medio de aquella oscuridad que operò como una distintiva aliada a lo largo de la noche, un cuadro cromàtico donde las fuertes luces asomaron en la consideración del ingeniero a tal fin tendientes màs a focalizar con ellas al público y no tanto a a los artistas, en una especial noche donde el famoso“piano frito”llegò al “MUTEK FEST”gracias a la“ruta del opio”.