“Yesterday” lamentablemente llegò a los cines argentinos: Sin dudas, la fantàstica mùsica de “The Beatles” no se merece una película tan mala, mediocre y aburrida

La nueva producción de Danny Boyle es un cargamento de desaciertos, encabezados por la pèsimas actuaciones de Himesh Patel y Lily James, film  donde el mùsico Ed Sheeran aporta una tarea solo aceptable que no alcanza para compensar algo tan burdo y olvidable.

Yesterday (The Movie - Foto Prensa UIP - A006)

Por Gabriel Imparato

(Capital Federal – Jueves 12 de Septiembre de 2019)  Drogados en sus ultramodernos y muy sofisticados celulares,los millenials y derivados se creen el eje del universo merced  a megaproducidas proclamas de marketing donde todo tiene que estar en ese prostituto y patètico telèfono mòvil. Los poseedores de estas patèticas unidades de comunicación han desarrollado el arte de invisibilizar todo aquello que no està convertido en bytes dentro de un maldito chocolatìn metàlico al que voluminosas multitudes veneran solemnes como el nuevo Dios, macabra postura que ahora suma derivados institucionales como argumentos de película,donde insinuando la ausencia de algo, se consideran ùnicos responsables de su    permanencia en el mundo real.

Yesterday (The Movie - Foto Prensa UIP - A004)

La mùsica clàsica tiene escasos seguidores que consideren la posibilidad de escuchar este tipo de arte a travès del pedorrero sonido de un archifecal telèfono multiuso. Como ejemplo de lo anterior, que mejor realidad que una sociedad que desconoce en sus capas màs jóvenes a verdaderos maestros del genial arte de conjugar los sonidos, habida cuenta que leyendas como Beethoven, Mozart o el mismismo Chopin no tienen cuentas de instagram y todas esas estupideces electrònicas del nuevo milenio. Este postulado no es casual, cuando ahora un conocido realizador cinematogràfico con varias películas de calidad en su haber se permite corporizar una película donde supuestamente “The Beatles”no existen en la memoria de la sociedad.

Yesterday (The Movie - Foto Prensa UIP - A007)

Ubicando la acciòn justo a minutos del cruce de milenios,con ese famoso efecto que tanto le costò económicamente al por entonces gobierno de la Alianza con el temido Y2K, este film del hasta ahora prestigioso realizador Danny Boyle (Trainspotting 1- 2)navega firme en el guiòn del desabrido Richard Curtis señalando que por una falla magnètica que deja al mundo sin energìa elèctrica por varios minutos,todos los habitantes del globo terràqueo a excepción del insulso cantante Jack Malik olvidan la existencia de“The Beatles”. Este jovenzuelo que se desempeña como repositor en una gran tienda de almacenes descubre tras un accidente que lo deja tendido en el suelo que nadie recuerda al famoso grupo, una situación que arranca segundos después de ser embestido en la oscuridad por un micro de larga distancia que lo golpea rompièndole varios dientes. Con un repertorio propio y una serie de situaciones que ratifican que su intrascendente carrera jamàs serà importante, se permite aprovechar tras algunas comprobaciones, còmo reaccionarìan todas las personas ante la aparición de esas canciones ahora en su voz y arreglos, sin que puedan aparecer en su camino los verdaderos autores de las mismas o un recuerdo que permita develar veloz y automáticamente que los temas no son suyos en realidad. Hasta aquì el lìmite de todas las exageraciones al respecto no se van al pasto, pero a la verdadera hora de corporizarlo en una película, lo primero que surge es admitir que asì como Boyle ha realizado varias películas inolvidables, esta sin dudas es su peor adefesio fìlmico, un mamotreto pop con tantos errores, prejuicios y guiños a una sociedad idiota que preocupan màs de lo debido.

Yesterday (The Movie - Foto Prensa UIP - A005)

El proyecto ya puesto en pantalla se hunde en los primeros segundos de planteo:Himesh Patel es un pèsimo actor con apariencia hindù, al que tal vez hayan elegido ahora cuando los comisarios de conciencia reclaman lugares para personas que supuestamente sufren algún tipo de discriminación, incomprobable en la vida real. Encarnando a Jack Malik, su vida irà del anonimato al un acelerado estrellato cuando comience a cantar primero para sus amigos y màs tarde para enormes audiencias, esas canciones que estàn instaladas en el inconsciente colectivo de miles de millones de personas, salvo para los adictos a las redes y otras imbecilidades electrònicas incluìdas naturalmente en la vedette telefònica de este nuevo y pulverizado milenio. El èxito comienza a sonreirle y hasta el mismìsimo mùsico Ed Sheeran lo llama a su telèfono para primero felicitarlo y luego sumarlo a sus huestes artìsticas en la gira mundial. Tal como es de esperar, esta vida de crecimiento acelerado es el trampolín al precipio para que el“fracasator”comience a vivir lo que jamàs lograrìa con sus espantosos temas.

Yesterday (The Movie - Foto Prensa UIP - A001)

La idea de un mundo sin“The Beatles”puede sonar disparatada,pero en un globo terràqueo donde los lìmites de la estupidez humana se superan velozmente a cada instante, no asomaba intrascendente plantear como serìa la vida si la fenomenl obra de los “Fab`s Four”.

Yesterday (The Movie - Foto Prensa UIP - A006)

 

 

Hay algunas relecturas que propone Danny Boyle desde el libro de Richard Curtis, ideas que aunque sean parte de una broma general, no dejan de lucir patèticas al ofrendarlas en esta olvidable producción como gags de una comedia rota con las pilas vencidas. En este fil, segùn se comprueba, aparte de no existir“The Beatles”, tampoco existe el grupo Oasis, lo cual deja comprender que los responsables de este film piensan que la genial banda de los hermanos Gallagher es apenas una copia burda de los genios de Liverpool. Pero como el gag no se detiene ahì, el insulso largometraje deja saber a travès de ciertas situaciones que por ejemplo la Coca-Cola no existe, pero la Pepsi sì, lo cual podrìa entenderse como un aviso comparativo encubierto de muchìsimos minutos de duraciòn. La película ubica al protagonista inmerso en la burbuja del archimillonario cantante pop Ed Sheeran, quien no sufre demasiado haciendo de èl mismo, un ìcono de las nuevas generaciones que aporta al relato algunos pasajes simpàticos pero no mucho màs que eso, aunque su buena voluntad en medio de tantas malas actuaciones de la pareja principal lo dejen como un intèrprete de tolerable estructura histriónica. Ed Sheeran en un momento reta a John Malik a competir a ver quien compone la mejor canciòn posible, y mientras el mediàtico pelirrojo insufla su composición“Penguins”, su rival saca a relucir“The Long And Winding Road”, dejàndolo con su ego despedazado en un duelo de autores absolutamente desnivelado.

Yesterday (The Movie - Foto Prensa UIP - A002)

El ùnico momento simpàtico de esta torpe película que curiosamente se parece bastante a la realidad es cuando Jack Malik conoce a la que serà su manager personal, una perfida e irònica Debra Hammer interpretada a las mil maravillas por Kate McKinnon,quien en este papel aprovecha todos sus recursos para mostrar lo insensibles que pueden ser todos estos personajes de la industria musical que se creen màs artistas que el cantautor que tienen en su agencia de comercializaciòn. El encuentro de marketing regional es una perlita fìlmica que merece un aplauso en medio de la chatura general del largometraje, gran convenciòn de infradotados que cada cinco segundos aplauden la imbecilidad de turno, permitièndose rechazar como tìtulos de disco frases como “The White Album”, “Sgt Pepper Lonely Hearts Club Band”o el mismìsimo“Abbey Road”. Después cuando la película comienza su previsible naufragio ante la carencia de ideas para llevar a buen puerto el nudo de esta situación,

Yesterday (The Movie - Foto Prensa UIP - A007)

Danny Boyle no tiene mejor idea que ponerle al protagonista por delante nada menos que a un John Lennon que nadie recuerda y que vive en una playa alejado de todas las cosas mundanas,papel que Robert Carlyle desempeña apenas con solvencia. Todos los caminos conducen a que John Malik confiese que esas joyas sonroas no le pertenecen, en pos de recuperar ràpido su verdadera vida y el amor de la mujer(Lily James como Ellie Appleton) que trabajò como su incansable representante mientras era un don nadie, cierre de una historia que contada o nò jamàs serà recordada por los espectadores del film.

Yesterday (The Movie - Foto Prensa UIP - A005)

Incapaz de transmitir credibilidad a su papel,Himesh Patl no solo es un mal actor sino que para agravar aùn màs el padecimiento, sus versiones en la película de los clàsicos beatles son un verdadero enema de clavos o una hernia inguinal muy mal operada. No solo canta muy mal sino que los arreglos de estas canciones provocan nàuseas a los pocos segundos de escucharlas tan vapuleadas. Mientras esto sucede, el jefe de marketing que define los lineamientos de su carrera artìstica, no titubea en la historia en señalar que levantaràn una monumental cifra de dinero que les permita limpiarse el trasero con papel de oro.

Yesterday (The Movie - Foto Prensa UIP - A004)

Dando a entender que el amor puede triunfar por sobre todos los males existentes del mundo, este “Yesterday”es una brutal falta de respecto a la discografìa de cuatro monstruos pop que no se merecen este supuesto homenaje desde la patètica ironía argumental del film. Las actuaciones de las principales figuras es lamentable, igual situación para los arreglos de la discografìa beatle, sin olvidar que el elenco del largometraje se trenza en una competencia para ver quien lo hace peor entre todos ellos. Esculpida por el marketing como la película que nos obliga a recordarlos, conviene sostener un manto de silencio y salir corriendo a la videoteca para mirar sin interrupciones“I’m Sam”, la película de Sean Penn y la entonces niña Dakota Fanning que proponìa una realidad dolorosa con el prisma beatle como alivio de todos los dolores. Este bastardo y desabrido “Yesterday”noi deja de ser una fecalidad cinematogràfica olvidable desde todo punto de vista, proyecto que algún disparatado no deje de pensar que Mark David Chapman deberìa redimirse con los responsables de esta patètica,absurda y defenestrable producción tendiente a aliviar las culpas de los millenials, en un planeta donde los celulares“van por todo”, desconociendo que la justicia beatle màs temprano que tarde aparecerà para cobrarse una merecida y devastadora revancha.