“La Odisea De Los Giles”: Un fallido retrato de época con una historia saturada de lugares comunes y un casting con serios desniveles

La nueva película de Sebastián Borensztein con un reconocido elenco de figuras, no logra superar los desafìos que su estructura plantea, un largometraje que insiste nuevamente en una modalidad histriònica de Ricardo Darìn que no lo favorece realmente en absoluto.

La Odisea De Los Giles (Foto Prensa ARF y MM Fox A001)

Por David Dakota (columnista invitado)

(Capital Federal – Jueves 15 de Agosto de 2019) Nadie en sus màs controlados cabales hubiese permitido estrenar un film en las actuales condiciones, bajo la secuela anìmica de un duro impacto social que provocaron los resultados de las elecciones PASO, salvo que apueste a una evocaciòn emotiva en tiempos de crisis para seducir a una platea golpeada no solo en sus bolsillos sino tambièn en sus ilusiones sociales. El estreno de“La odisea de los giles”programado para esta fecha asume el desafìo que instalò la industria y bastantes medios de comunicación calificando con antelación al lanzamiento como“el largometraje argentino màs importante del segundo semestre”, un brutal lastre que lejos de favorecerlo puede provocarle un insòlito daño a las expectativas existentes a este momento de darlo a conocer tras una caòtica semana para las pulsaciones del pùblico local.

La Odisea De Los Giles (Foto Prensa ARF y MM Fox A002)

El proyecto que se afirma en la arquitectura de“La noche de la Usina”, el libro de Eduardo Sacheri, parte de un andamiaje generado por ese libro bastante endeble, que solo tiene buena prensa porque el autor tambièn participò la multipremiada“El secreto de sus ojos”, pero aquì la anècdota generada en lo literario se estanca en una realización sin demasiados brillos, donde mucha de su estructura narrativa tiene una exasperante lentitud y una adecuaciòn a la pantalla sin demasiada gracia visual. ¿Tiene sentido estrenar una película sobre el“corralito”en una semana de poderosa corrida cambiaria y tensiòn econòmica con la devaluación de los precios en el supermercado? Los productores del film, bastante faltos de reflejos y atados a la necesidad de recuperar todos los aportes invertidos, no titubearon en mantener la fecha de estreno, aùn a sabiendas que esta gran producción ingresa al circuito de estrenos cinematogràficos en pantalla cuando todavía no se apaga el hervor generado por cuatro tanques infantiles que facturaron cifras record en la industria en los ùltimos 45 dìas.

La Odisea De Los Giles (Foto Prensa ARF y MM Fox A004)

“La odisea de los giles”plantea la historia de un pintoresco grupo de personas que tenìan unos pesos ahorrados en la alejada localidad bonaerense de Alsina, previstos para invertir en la reapertura de una empresa rural que se auguraba reconvertible, pero horas antes de estallar el mentado“corralito”, una estafa que generan un gerente de banco con un socio en esa pequeña localidad, deja a la población obviamente con sus bolsillos en cero. Mientras cunde el pànico y la desolación por aquèl traumàtico episodio de la administración Cavallo en medio de la destartalada despedida de la Alianza del poder en el 2001, estos vecinos que soñaban con un silo propio para dar rienda a sus expansiones rurales descubren que el destino de sus fondos ha terminado tras el complot consumado en manos de un personaje siniestro y especulador.

La Odisea De Los Giles (Foto Prensa ARF y MM Fox A003)

Sebastián Borensztein y Ricardo Darìn, quien ademàs de actuar debuta con su productora Kenia Films, tuvieron a su cargo el casting de esta muy ambiciosa producción y si bien en muchos casos la selección de los intèrpretes concluyò con un apropiado seteo de quienes desarrollarìan determinados papeles, es indudable que la punterìa seleccionadora les jugò bastante en contra con determinados roles. La inclusión de Verónica Llinàs como esposa del personaje de Ricardo Darìn en el film jamàs resulta creìble, por màs que su personaje tenga una efìmera participación por una determinación argumental, algo similar al papel que desarrolla Rita Cortese, refrendando a una dueña de una empresa transportista que se anima a a invertir mientras su firma zafa de la crisis, lidiando con un hijo muy especial en paralelo.

La Odisea De Los Giles (Foto Prensa ARF y MM Fox A005)

Ambos papeles y tambièn el enfoque que se le da al personaje central encarado por Ricardo Darìn, lejos estàn de aportar alguna verosimilitud, un perfil para el actor de “El mismo amor, la misma lluvia”que lo coloca en ese tono bastante desganado,abùlico y muchas veces monocorde. Con muchos kilos de màs, esa barba de polìtico poco creìble y algunos tics no muy bien configurados, suman muchos elementos para hacer muy difícil la complicidad que demanda la historia para sumergirse en este duro planteo. Ni hablar de la labor del“Chino”Darìn, un intèrprete con màs fallas que aciertos, floja tarea que en esta historia no logra generar credibilidad en ninguna de sus muy impostadas apariciones en pantalla.

La Odisea De Los Giles (Foto Prensa ARF y MM Fox A008)

La elecciòn de exteriores, la insufrible mùsica de Federico Jusid, le pèsima selección de famosas canciones del rock argentino como anexo sònico y el flojìsimo manejo actoral de algunos intèrpretes, sorprenden en un realizador de los kilates de Sebastián Borensztein, quien parece abrumado por la presiòn de las productoras involucradas, no teniendo en lo màs mìnimo una independencia creativa para llevar a buen puerto sus ideas. La historia lleva un cansino ritmo que mantiene su atractivo por la presencia de artistas que ponen en esta narración sus mejores armas, tales los casos de Luis Brandoni, Daniel Araoz, Carlos Belloso, sin olvidar el desopilante trabajo de Alejandro Gigena y Guillermo Jacubowiz como los hermanos Gòmez, puntales de una irregular historia pueblerina que arrastra las deshilachadas interpretaciones de Andrès Parra y Marco Antonio Caponi, entre otros.

La Odisea De Los Giles (Foto Prensa ARF y MM Fox A006)

El argumento parece tener algún gancho en la progresiòn de la historia, pero su desenlace en definitiva muy tosco, con arrebatos muy impulsivos no bien manejados y una devastadora cantidad de lugares comunes ponen a la historia patas para arriba del objetivo deseado en su puesta en marcha. La fotografìa de Rodrigo Pulpeiro es chatìsima, la ediciòn a cargo de Alejandro Castillo un festival de errores impropios de alguien profesional y la direcciòn de arte a cargo de Daniel Gimelberg, hacen en definitiva que los prolongados 116 minutos de duración se configuren en una desgastante odisea de apreciación, donde los desajustes se apelotonen uno detràs de otro ante la incredulidad del espectador.

La Odisea De Los Giles (Foto Prensa ARF y MM Fox A007)

Con el anhelo no develado a los medios de lograr la misma cantidad de espectadores que en su momento alcanzò“Relatos Salvajes”tras su estreno, la aparición de“La odisea de los  giles”no solo no le aporta nada valioso a la fenomenal carrera de Ricardo Darìn, sino que le adosa un trabajo que lejos de favorecerlo, le juega inocultablemente en contra por màs buena voluntad que le ponga el descollante intèrprete argentino. Tomando como central eje inspirador a la publicación de Eduardo Sacheri, subvaluado por la prensa y bastantes formadores de opinión, la película propone un viaje en el tiempo, muy mal retratado que incluso a la hora de recordar puntualmente el mentado episodio del“corralito”apela a una gama de contenidos teñidos de una pobreza visual insòlita, existiendo varios materiales de archivo contundentes para respaldar esta iniciativa.

La Odisea De Los Giles (Foto Prensa ARF y MM Fox A001)

Con el pulso tal vez sin la firmeza de otros trabajos, el director lleva a la otra orilla un relato deshilvanado que no siempre tiene la seducciòn de sus obras anteriores, descompensado por insulsas actuaciones que ponen en tela de análisis un casting que fallò constantemente en el proceso de escoger a quienes podìan corporizare esta historia. Llama la atención que en la recreación històrica de aquèl episodio que marcò a fuego la caìda de un gobierno democràtico, no se ponga énfasis en alguna imagen sobre el partido polìtico que la provocò, un detalle no menor y polèmioco con arista tendenciosa, màs cuando en esta dura actualidad, el mismo grupo de dirigentes pretenda cargarse a un gobierno elegido normalmente en las urnas. La película, centrada en la anècdota provincial, solo muestra un curioso costado de la crisis provocada por la misma facciòn polìtica, mientras los personajes de esta historia se preguntan que pasò, cuando esa titulada“odisea de los giles”se convierte ahora en una verdadera ignorancia consciente de quienes se defecan en el porvenir nacional de tanto en tanto.  (Calificación: Mala)