Estadio Malvinas Argentinas, un polèmico lugar para shows con màs problemas que beneficios para concretar espectáculos musicales

La presentaciòn del grupo“Los Caballeros De La Quema”este fin de semana desnudò de nuevo las graves falencias de este lugar ubicado en el barrio de Paternal, un sitio cubierto para eventos que muy lejos està de reunir las condiciones necesarias.

Estadio Malvinas Argentinas (Paternal - Foto Paul David Focus A001)

Por David Dakota(enviado especial)

(Capital Federal – Domingo 23 de Junio de 2019) Han pasado màs de diez años y nada ha cambiado en el Estadio Polideportivo Malvinas Argentinas, un lugar que tuvo un fugaz momento de esplendor edilìceo y que ahora es un desvencijado lugar para las actividades deportivas de la Asociación Argentinos Juniors, amèn del alquiler del mismo para algunos espectáculos musicales. El concierto de anoche en el conocido microestadio ubicado en la calle Guttenberg al 400, con el regreso oficial del grupo “Los Caballeros De La Quema”a la ciudad de Buenos Aires después de muchìsimos años sin tocar en Capital Federal,logrò como se estimaba una alta convocatoria de pùblico. El acceso al lugar, compone un gran y enorme laberinto de calles para acceder al sitio màs puntualmente indicado, enorme boca de embudo que pasa por el poderoso portòn del Club Argentinos Juniors, al costado de un muy iluminado viaducto, lo ùnico con buena visibilidad en la zona. Después de un giro a la derecha de casi 25 grados, se accede a la calle Guttenberg, la cual anoche tenia un gran vallado de seguridad.

Caballeros de La Quema (Buenos Aires - 22 06 2019 - Paul David Focus A003)

De acuerdo a la entrada y ubicación del ticket que se dispone, parte del pùblico accede por ese lugar, hasta ahì nada anormal. El problema es cuando la gente tiene entradas para otros sectores, los encargados de seguridad obligan al pùblico a cruzar las vìas del tren por un rùstico acceso, continuar la marcha por un callejón gran paralelo a Guttenberg y retomar esta calle, nuevamente cruzando por un puente peatonal sobre estas vìas que no cuenta con ningún tipo de iluminación.

Estadio Malvinas Argentinas (Paternal - Foto Paul David Focus A002)

Anoche, para quienes estaban obligados a ingresar por el diferenciado sector, la odisea se alzò con ribetes patèticos. La distancia mìnima que obliga esta decisión de la producción en conjunto con la gente de seguridad, es al menos de unos 600 metros para luego retomar esta vez por la calle Cuttenberg otros 300 para estar en la cercanìa del complejo. Esa calle paralela no cuenta con iluminación, mucho menos algún personal de seguridad y segùn se pudo comprobar recorrièndola minutos después de las 21 horas, el sitio es una verdadera boca de lobo ideal para atracos y otra clase de acciones delictivas.

Caballeros de La Quema (Buenos Aires - 22 06 2019 - Paul David Focus A004)

Ubicados allì desde las primeras horas de la tarde, varios puestos de comida, preferencialmente parrillitas, ponìan la cuota de preocupación por sus impresentables estructuras, sobresaliendo una que tenìa a una camioneta cuya parte trasera tenìa colocada unas brasas para calentar carne que ya habìa sido cocinada anteriormente. La ausencia de patrulleros, una numerosa cantidad de personas sin ninguna razòn de estar allì y la oscuridad como coreografìa adicional daban al lugar un tono lùgubre previo al concierto que no ameritaba semejante contexto. Dando al cuadro general un tono aùn màs inquietante, por la calle Guttenberg a 200 metros de la primera valla de ingreso, el cementerio de latas de cerveza sobrepasaba todos los càlculos habidos y por haber, un sector donde tambièn proliferaban las parrillas sin ningún tipo de higiene en su estructura.

Estadio Malvinas Argentinas (Paternal - Foto Paul David Focus A003)

Pasado el primer vallado y a menos de 50 metros del Polideportivo, la escena era propia de un sketch de Tinelli. Dos integrantes bastante corpulentas con remeras de seguridad no cesaban en sus gritos a las mujeres que arribaban al lugar, utilizando modales propios de la barra brava de algún equipo del ascenso. A muchas de las que ingresaban, creàse o nò, les retenian el rouge y el làpiz de rimel colocados en sus carteras, entre otras nimiedades que todo el equipo de seguridad retuvo sin razòn alguna. Seràn estas las nuevas armas de destrucciòn masiva que provienen de Corea o alguna naciòn islàmica?

Caballeros de La Quema (Buenos Aires - 22 06 2019 - Paul David Focus A001)

Mientras algunos de los encargados de seguridad buscaban compensar este destrato con modales bastante màs cercanos a lo lògico, la bùsqueda de encendedores y cigarrillos asomaba como punta de lanza en la lògica incautación al ingreso de un masivo lugar cerrado. A juzgar por los resultados chequeados dentro del Malvinas Argentinas, la seguridad fallò en su objetivo de impedir que la gente fumara dentro del lugar. De cada 10 personas que permanecieron  dentro del lugar, al menos unas cinco encendieron cigarrillos, lo cual convertìa al predio en una ciudad londinense muy neblinosa y fatalmente tòxica para respirar. A todo esto conviene agregar que al menos un 35 por ciento del pùblico asistente al show no estaba fumando tabaco tradicional, sino sustancias que hoy figuran ilegales dentro de aquellos controles penales del paìs en la actualidad, modalidad que lejos de ocurrir en un recital de alguna devaluada banda de reggae pasò directamente en un show comùn y silvestre, gran punto en contra para quienes querìan impedir la correcta ventilación del estadio.

Estadio Malvinas Argentinas (Paternal - Foto Paul David Focus A002)

Los baños de la planta baja y tambièn los del primer piso lejos estaban de mostrar algún grado de higiene, pero un detalle asomaba màs preocupante que todos. Las escaleras que comunicaban en la cabecera opuesta al escenario en el primer piso, conectadas para ir a la planta baja tenìan correctamente los carteles lumìnicos encendidos, pero el problema es que abajo esas escaleras estaban bloquedas con vallados que estaban unidos con precintos para evitar cualquier tipo de movimiento hacia el àrea baja, sin presencia de personal de seguridad en esa zona. De haber ocurrido un mìnimo inconveniente que obligara a salir de esa zona durante algún momento, el èxodo por esos lugares pudo finalizar en una tragedia masiva a raìz del bloqueo observado. Muy poco personal de seguridad en el primer piso y escasas àreas de salida iluminadas, hacìan juego con los carteles de baños, de muy difícil localizaciòn. Los sectores dispuestos en el lugar, en mal estado y con una fètida pesadez ambiental, hacìan quedar a los baños de los estadios de Boca y River en un supeclàsicos como las salas de estar en cualquier hotel cinco estrellas.

Estadio Malvinas Argentinas (Paternal - Foto Paul David Focus A001)

Para completar una noche donde estos elementos lucieron con el màximo descuido posible, la escena de cierre la dieron un equipo de siete integrantes de la policía allì ubicados en la calle Guttenberg cuando solo restaban dos canciones para que saliera la multitud del lugar. Controlando el àrea y todos los lugares de trànsito? Nò, los siete aislados de la realidad en ese sitio consultando con un frenesì realmente furibundo y adrenalìnico todas sus cuentas de instagram, whatsup o las demàs falopas electrònicas de la comunicación moderna, lo que se dice un cuidadoso sistema de seguridad.  La pregunta es muy simple: tiene sentido seguir programando conciertos en este lugar? Se convirtió en un lugar baratìsimo de alquilar para conciertos que no tienen otros espacios para tocar? La respuesta parece estar generada en la càida abrumadora de eventos que se desarrollan en este lugar, un espacio para distintos tipos de actividades que hoy luce con mucho descuido y dejadez, mientras la aparición de nuevos y am,plios lugares para shows cerrados con notables estructuras edilìceas para estarle marcando el adiòs a un predio que anoche daba làstima,.vergüenza, fastidio y mucha pena por el dolor de ya no ser.