Se estrenò el patètico film“Rocketman”, un musical mediocre y olvidable creado sobre un gran artista que debiò jubilarse hace varios años

La película protagonizada por Taron Egerton, producida y diseñada en sus màs mìnimos aspectos por Elton John, es una autobiografía complaciente y obsoleta, mamotreto creado para encubrir una gran carrera artìstica que a fines de los ‘90s comenzó a agonizar.

Rocketman (Fotos Prensa UIP - Mayo 2019 A006)

Por Gabriel Imparato

(Capital Federal – Martes 04 de Junio de 2019) La historia del cine mundial y su muy particular relaciòn con el rock ha vivido distintas etapas a lo largo del cruce de milenios, un recorrido que recientemente ha sido conmocionado hasta sus màs profundos cimientos por el estreno de“Bohemian Rhapsody”, una película que aùn con sus màs disparatados y provocados errores logrò recomponer la relaciòn de las audiencia masivas por la infinita admiración que despierta el genial e inolvidable Freddie Mercury.

Rocketman (Fotos Prensa UIP - Mayo 2019 A005)

Fruto de este fenómeno comercial que desatò el film que retrata la vida del grupo Queen y su pluscuamperfecto front-man, muchos se pusieron a diseñar nuevas biopics sobre estrellas de la mùsica, una fenomenologìa que ahora vuelve al tapete con la llegada de“Rocketman”, un proyecto que asoma sustentado en la desesperada necesidad de Elton John para que la sociedad musical vuelve a poner el foco sobre su labor, cuando en realidad su carrera artìstica falleciò en el cruce de milenios con mucha pena y poca gloria. Sostenido en sus conciertos, realizados a lo largo del mundo con mùsicos oxidados y repertorios caprichosos, Elton inicia ahora un ùltimo proceso de facturación que comprende “Rocketman”, film recientemente estrenado en todo el mundo, a lo que debe sumarse tambièn una extensa gira mundial despedida que probablemente  pasarà por Argentina en algùn momento de la temporada 2020.

Rocketman (Fotos Prensa UIP - Mayo 2019 A001)

Buscando despegarse veloz del formato que desplegó con acierto y deslumbrante calidad la inolvidable“Bohemian Rhapsody”, el autor de“Your song”planteò una biografía que en sus lineamientos no se limitara al recorrido cronològico de su carrera, sino que ademàs se detuviese màs en lo personal que en lo artìstico, tal vez con el morbo de mostrar su oscuro deambular fuera de los escenarios. Finalmente“Rocketman”llegò al cine, previo paso por el Festival de Cannes, un lugar donde los crìticos no mostraron demasiado entusiasmo por el resultado alcanzado.

Rocketman (Fotos Prensa UIP - Mayo 2019 A002)

La película estrenada el jueves 30 de mayo en Argentina es para la gran cantidad de seguidores del mùsico una inextinguible desilusión, primero porque este talentoso artista en su bùsqueda por diferenciarse extremamente de sus colegas de Queen, planteò su película no como una biopic puntual sino ampliar el contexto creativo, dàndole al film el tono de clàsico musical con toques de algunos bodrios muy conocidos, como la infumable“La La Land”.

Rocketman (Fotos Prensa UIP - Mayo 2019 A004)

El resultado es un mamotreto extenso y desgastante, donde todo parece lamentablemente estar reducido a ensalzar màs la homosexualidad del mùsico que las fantàsticas canciones o discos que concretò en el viejo milenio. Los excesos del añejo pianista y compositor parecieron importarle mucho màs que su carrera en los ‘70s y ‘80s, un perfil que en la insulsa e indigerible compilación de situaciones recreadas finalmente configura a“Rocketman”como un proyecto fallido de punta a punta, màs cuando los temas del fantàstico mùsico inglès aparecen en la pelìcula incomprensiblemente cantados por el simpatico actor Taron Egerton, quien encarna a la estrella con màs errores que aciertos.

Rocketman (Fotos Prensa UIP - Mayo 2019 A003)

El argumento del largometraje ubica al mùsico en un momento de su carrera ingresando a un centro vecinal de rehabilitación, ridículamente vestido con uno de sus extravagantes disfraces, un momento y lugar que el director Dexter Fletcher eligiò como nudo operativo para todas las escenas que se iràn sucediendo buceando en una infancia traumàtica que lo marcò de manera clave a lo largo de su carrera.

Rocketman (Foto Prensa Universal Music Arg A001)

El hecho que sus canciones en versiones originales haya sido anulado es un error de dimensiones incalculables, primero porque los encargados en estas filmaciones de interpretarlas no solo las destruyen,sino que alteran el sentido que las mismas tuvieron cuando fueron publicadas durante el viejo milenio.

Rocketman (Foto Prensa Universal Music Arg A003)

 

 

 

 

Estas versiones primero pauperizan bellìsimos temas que hubiesen merecido escucharse en sus recordadas grabaciones, sumando un tono kitch patètico a piezas que en la voz de su autor tenìan otra connotación emocional. La película salta de la desilusionante niñez del artista a su fase de consolidación en la industria, breve bloque del largometraje donde el director decidiò sustanciar el foco de las situaciones màs en el fastidio del pianista por detalles de su entorno que en el impacto que sus temas provocaron en el mundo. El gran efecto de la obra compuesta queda reducido a un relleno secundario, proponiendo un aburguesado y desgastante protagonismo a las ridìculas peleas con sus parejas, como si el èxito de John se hubiese dado como consecuencia de sus relaciones amorosas.

Rocketman (Foto Prensa Universal Music Arg A005)

“Rocketman”ademàs de ser un autocomplaciente realización para soslayar el ego de este baqueteado señor de las teclas, tambièn parece bucear en la necesidad de generarle al muy polèmico y deshilachado protagonista una gran trascendencia artìstica que no se condice en absoluto con la realidad. Lanzada siete meses después de“Bohemian Rhapsody”, este film tiene dos puntos en comùn decididamente poco felices: en una breve escena el actor que encarna a Elton John sostiene una copia del disco que dio tìtulo al film de Queen, un àlbum que lanza al suelo sin demasiado respeto. La otra imagen que provoca acidez y un disgusto inocultable es la forma de cerrar el film. Si en“Bohemian Rhapsody”, después de la muerte de Mercury se recordaba la creaciò de una fundaciòn para luchar con el Sida, en la película del veterano pianista, vuelve a repetirse esa placa final con una foto del mùsico diciendo cuanto dona desde su fundaciòn a esa hucha mèdica, como si fuese un concurso a ver quien es màs generoso asistiendo a los enfermos de ese padecer.

Rocketman (Foto Prensa Universal Music Arg A002)

En ningún tramo de este largometraje asoma nada que pueda asociarse a la mùsica original del tecladista, una decisión que priva a los que menos conocen al mùsico de acceder a su obra, porque en la voz de Taron Egerton difícilmente alguien tenga ganas de buscar después los discos que el mùsico inglès publicò en varias dècadas de carrera.

Rocketman (Foto Prensa Universal Music Arg A004)

Llamò mucho la atención que posterior a las crìticas publicadas sobre el film sobre la vida de Elton John, una porciòn bastante importante de los medios se dedicara a promocionar la película del añejo pianista denigrando despiadadamente al film“Bohemian Rhapsody”, vergonzoso mecanismo que sumò secuaces y estructuras para posicionar la idea sobre que “Rocketman”era mejor que la anterior producción musical lanzada a la pantalla grande.

Rocketman (Fotos Prensa UIP - Mayo 2019 A006)

A poco de comenzada la franquicia de proyecciones, quedò en claro que la gente no come vidrio y la repercusión en una semana de proyecciones fue brutalmente inferior al film del grupo Queen, algo que no sorprendiò a los especialistas. Con algo menos de 60 mil tickets vendidos en la primera fase de proyecciones, el pùblico no solo no dio el cuorùm que toda la estructura de marketing esperaba, sino que el film con el paso de las semanas perderà a cada paso gran cantidad de salas y frecuencia de proyecciones, un fracaso desde cualquier punto de análisis. Los fans del mùsico inglès no ocultaron su enojo por la ausencia de los temas en sus versiones originales, algo que si sucedìa en“Rapsodia Bohemia”, enfadados ademàs por la pèsima calidad vocal de Taron Egerton para interpretar clàsicos instalados muy fuerte en la memoria del pùblico. La película después de varias semanas alcanzò su techo cercano a las sesenta mil tickets comercializados, una pobrìsima facturación para un largometraje que tuvo una grandilocuente campaña promocional en las semanas previas, sin alcanzar los resultados comerciales que tanto anhelaban sus realizadores.

Rocketman (Foto Prensa Universal Music Arg A001)

La historia verdadera de Elton John es màs simple de lo que amerita una película, artista con una gran carrera hasta principios de los‘90s. A fines del viejo milenio comenzò veloz y certero su declive cuando reversionò un antiguo tema de su discografìa para homenajear a Lady Di, princesa recientemente fallecida, y de ahì en màs su carrera discogràfica se fue a pique con discos de estudio que pasaron desapercibidos para el pùblico en general. Las siguientes maniobras de resucitaciòn con trabajos realizados por terceros versionado todo el catàlogo de EJ fue un traspié contundente, manteniendo cierta vigencia por ciertas giras alrededor del mundo, aunque las mismas comenzaron a recibir duras crìticas adversas por  el nivel de acompañantes del artista britànico y lo caprichoso de sus repertorios tendientes a la repetición constante de cierto patròn interpretativo.

Rocketman (Foto Prensa Universal Music Arg A002)

El nexo con Argentina encontrò al pianista actuando a fines de 1992 en River Plate:un primer show olvidable con gravìsimos  problemas de sonido y un ingeniero despedido por su ineficacia, un segundo show normal y el regreso del artista varios años después para tocar en la Boca con James Blunt como su opening act. Recientemente apareciò programado en las grillas para actuar durante el verano porteño en el Hipódromo de Palermo con James Taylor como invitado, pero una brutal tormenta cancelò de cuajo la posibilidad de un cuarto episodio argentino, tras una estadìa previa en Vèlez bastante desafortunada. Elton John deberìa estar retirado felìz en compañìa de su pareja disfrutando lo alcanzado, pero no hay que descartar que durante el 2020 Buenos Aires lo reciba en un estadio de fútbol para lo que serà su ùltimo concierto en esta naciòn.