El escenario de los Premios Gardel, la nueva tribuna federal para reclamos polìticos y discursos de artistas militantes

La fallida ceremonia en Mendoza dejò en claro que el màximo galardón de la industria es el nuevo botìn de los grupos polìticos, una premiaciòn que por suerte pasarà al olvido màs ràpido de lo previsto.

Premios Gardel 2019 (Foto Prensa Agencia JA! - B001)

Por Gabriel Imparato *

(Capital Federal – Miércoles 15 de Mayo de 2019) En un año electoral que decide antes de fin de año el destino de este territorio para saber si habrà instituciones o un disparate criminal bañado en evocaciones venezolanas, los Premios Gardel fueron el nuevo lugar de los artistas militantes y sus discursos tan poco pacìficos. Marilina Bertoldi, supuestamente la vencedora del premio mayor, se llevò el sitio privilegiado a la hora de mostrar bronca, fastidio, tensiòn y una subliminal carga de inocultable odio justo en el momento de poder disfrutar de un supuesto reconocimiento de la industria.

Premios Gardel 2019 (Foto Prensa Agencia JA! - B002)

Su triste comportamiento sobre el escenario desconcertando a la audiencia, sumado a la patètica charla que sostuvo con algunos medios minutos después, se inscribe como uno de los puntos màs lamentables, oscuros y vergonzosos que dejò la vigèsimo primera ediciòn de los Premios Gardel. La supuesta vencedora del premio mayor, parecìa tener preparada la granada que deseaba detonar en el mismìsimo Auditorio Bustelo para inmolarse sin pensar las consecuencias de un delirio tan rebuscado. “Estuve haciendo investigaciones sobre el tema. La única mujer que ganó hace 19 años fue Mercedes Sosa. Este año se lo dieron a una lesbiana”, remarcó llena de furia una persona que lejos de mostrar una conducta pacificadora en tiempos de alta crispaciòn, aprovechò semejante escenario mediàtico para despacharse sin titubeos con una patètica actitud, patròn emocional que algunos minutos màs tarde ensanchò con una gama de conceptos tan impresentables como destinados al olvido.

Premios Gardel 2019 (Foto Prensa Agencia JA! - B003)

Lo màs divertida que pudiese lucir en esas apreciaciones, en una diminuta habitación del Auditorio Bustelo, un lugar que jamàs estuvo a la altura de la premiaciòn, Marilina siguió disparando frases sin tomar conciencia de estas apreciaciones. “Fue muy importante decirlo. Estuvimos mucho en la sombra, en la oscuridad. Hay que remarcarlo ya que me considero primero lesbiana y después mujer. Muchas de las barreras que tuve en mi carrera fueron por esta razón. Levantar un premio tan importante y mencionarlo me parece que es una victoria más para todos los que esperan que aparezca alguien para tener como referente”. Segùn la intèrprete, lo importante es tener como referente a alguien que haga esos discursos petardistas y no buena mùsica para escuchar.

Premios Gardel 2019 (Foto Prensa Agencia JA! - B004)

“Ojalá lo ganen otros artistas que no vengan del rock, jazz o folclore. Que lo ganen los que vienen del pop, el trap, que son géneros que también existen”, agregò la vocalista, olvidando que algunas figuras que obtuvieron ese premio pertenecen a alguno de esos estilos que mencionò en medio de una inocultable crisis de nervios tras la premiaciòn. Como no se sentìa felìz y conforme con sus conceptos bàsicos, su siguiente movida fue pegarle a las leyendas de la la mùsica que no estàn en condiciones de defenderse. “Sandro fue el primero y Charly lo ganó muchas veces. Pero el año pasado estuvo de más, porque había muchos artistas nuevos que lo merecían”, dijo sin cabildeos y dejò al desnudo que el premio que obtuvo Charly Garcìa el año pasado pareciò màs una caricia a un artista que se salvò de la muerte y nò al verdadero artífice de la mejor producción musical en aquella premiaciòn.    .

Premios Gardel 2019 (Foto Prensa Agencia JA! - B005)

El festival de conceptos siguió con“el rock de los hombres murió hace muchos años y mi premio es absolutamente merecido teniendo en cuenta los artistas con los que competía”, otra de las perlas discursivas de una noche vergonzosa. A juzgar por sus palabras, tal vez convenga esconderse en algún sitio antes que ella y otras militontas salgan a asesinar a todos los hombres que habitan este territorio. “Este premio será una bisagra dependiendo de lo que viene”, dijo y no nos cabe duda porque su expresión es doblemente grasa. “Lo màs importante, porque era lo más difícil, es que premiaron a un artista nuevo”y de nuevo aprovechò para deslizar una falaz mentira, porque la supuesta ganadora del Gardel de Oro hace muchos años vive editando discos a travès de un muy prestigioso sello musical.

Premios Gardel 2019 (Foto Prensa Agencia JA! - B001)

Consultada si disfrutaba de ese discurso militante en una premiaciòn pùblica, Bertoldi se sumergiò en el peor de los barros respondiendo que“si admito eso apruebo que en el pasado no salieron grandes discos de mujeres o de disidencias (sic). Entiendo el punto, igual. Y en este momento me siento muy rara al dar discursos. A mí me cuesta hablar al frente de mucha gente. En los shows no hablo”, en otra brillante alocuciòn de su desvarìo protocolar, un speach que salpimentò con“sabìa que quería hablar de lo que había visto en pantallas, que Mercedes Sosa fue la única mujer en ganar este premio. Lo de lesbiana no quería decir pero lo dije… Estos espacios  son muy grandes y hay que aprender a usarlos”. Tal como se suele decir, a confesiòn de partes, relevo de pruebas.

Premios Gardel 2019 (Foto Prensa Agencia JA! - A007)

Esa catarata de apreciaciones tal vez màs fruto de los nervios o alguna inèdita bronca de la que desconocemos su causa, empañò los verdaderos reclamos que las mujeres tienen derecho a realizar en estas premiaciones, formulados de manera pacìfica y educada, no prestàndose a ser las nuevas militontas de alguna fuerza polìtica que pretende destrozar la poca institucionalidad que le queda a este paìs. Otras artistas a lo largo de la noche se pronunciaron para solicitar públicamente una serie de medidas o elementos para favorecer el desarrollo de las mujeres en el mundo artìstico, los cuales se vieron muy gravamente empañados por esta bèlica fantochada verbal de barricada berreta, conceptos que hasta el momento no merecieron ningún comentario del sello que la edita, prestigiosos directivos màs preocupados en el actual estado de salud del director de la compañìa discogràfica, que en opinar sobre una disparatada conducta de alguien que exhibiendo una rebeldìa de cartulina y un talento musical hologràfico, dejò en claro porque la grieta sigue siendo el hit de moda.

* ex Jurado de los Premios Gardel