Mark Knopfler, el líder de los Dire Straits, visitò Argentina en tres ocasiones, aquì el recuerdo de esos històricos momentos.

El gran mùsico y compositor que es homenajeado por la“Dire Straits Legacy”el pròximo  jueves 11 de abril en el Luna Park, aunque parezca mentira, estuvo tres veces en el paìs, pero la gente no recuerda aquellas visitas, en esta nota un repaso de sus distintos arribos.

Mark Knopfler (Mark Knopfler Official Website 2019 A001)

Por Gabriel Imparato

(Capital Federal – Martes 11 de Marzo de 2019) Convertido en un“guitar-hero”en todo el mundo por millones de seguidores que lo admiran hasta lo inimaginable, la gran  figura del compositor, cantante e instrumentista crece cada año a dimensiones exponenciales que la mente humana jamàs comprenderìa si no escuchase varios de sus discos o presenciase en vivo uno de esos conciertos capaces de electrificar instantáneamente Alaska hasta sus mayores y màs raconditas profundidades. La mùsica de Mark Knopfler con su memorable banda serà recordada el pròximo jueves 11 de abril el mejor homenaje posible en vivo con la“Dire Straits Legacy”en el estadio Luna Park, una formación que incluye a varios de sus integrantes, menos a su líder, quien por una muy entendible decisión profesional durante finales del anterior milenio se abocò a una carrera solista que le trajo aparejados enormes premios y reconocimientos profesionales. La mùsica del grupo Dire Straits se mantiene en estas semanas tan vigentes en Argentina por un hecho bastante casual, puesto que en una de las màs recordadas canciones del grupo”Sultans Of Swing”suena mientras el conjunto Queen se prepara para subir al escenario del“Live Aid Festival”, audio que resuena firme y triunfal en varias escenas de la película“Bohemian Rhapsody”, largometraje visto hasta la actualidad por màs de un millòn seiscientos cincuenta mil espectadores en el paìs.

Primera visita de Mark Knopfler a la Argentina

Mark Knopfler (Mark Knopfler Official Website 2019 A003)

A fines del año 2000 y cuando ya nadie hablaba del recordado y famoso efecto“Y2K”, algo que en aquèl crruce de temporadas afectarìa a todas las computadoras del mundo, lo que finalmente no sucediò, llegò sorpresivamente a Buenos Aires el talentoso mùsico Mark Knopfler, quien aceptò el convite de su por entonces sello discogràfico Polygram para realizar una jornada completa de promoción del àlbum“Sailing To Philadelphia”, un disco solista que lo mostraba en plena vigencia artìstica. El mùsico escocès llegò a esta capital durante las ùltimas semanas de ese año en un viaje que lo depositò en Ezeiza ya instalada la noche, tras lo cual se dirigiò presuroso al Sheraton Hotel, complejo hotelero donde su sello le tenìa reservada una suite relativamente amplia en el piso 12, lugar en el que finalmente concretarìa una serie de entrevistas, las que comenzaron bien temprano a poco de finalizado su desayuno, momento donde Mark se dejò ver con una alegrìa y gran sentido del humor ante el primer encuentro con medios argentinos. La coordinadora de su històrico paso promocional por Buenos Aires, fue la gran directiva musical de aquel sello Lucìa Gòmez, una històrica figura empresarial, inesperadamente fallecida a fines de 2004 tras una descompensaciòn fìsica en su hogar durante la navidad de aquèl año. Con signos aùn del cansancio, pero ponièndole muy buena onda a cada una de las entrevistas que en ese momento concediò, el artista se mostrò efusivo y contundente en sus apreciaciones.

Mark Knopfler (Mark Knopfler Official Website 2019 A004)

De aquèl momento periodìstico Knopfler hablò de ese disco, indicando que“a veces existe un momento que la música te hace sentir que podría evolucionar correctamente en forma de dúo”, aludiendo a su tarea con Van Morrison y James Taylor, charla en la que aclarò de manera concisa que“al componer el tema «Sailing to Philadelphia», lo hice pensando en que James lo cantara, una canciòn que surgió de un libro que estaba leyendo:”Mason & Dixon”del escritor Thomas Pynchon, cuento épico de aventureros ingleses del siglo XVIII , personajes que recorrieron las tierras de Pennsylvania y Maryland”. Su gran relaciòn con su colega Van Morrison le permitiò afirmar a este medio que“èl siempre ha sido un gran partícipe de mi vida, desde niño cuando iba al colegio. Era emocionante escucharlo cantar una música que has compuesto, sobre todo por lo que ha significado para uno, su música a lo largo de los años, ojalà  podamos hacer muchas más cosas en conjunto”. Felìz por ese trabajo publicado por Polygram, hoy parte del catàlogo de Universal Music Argentina, el mùsico sostuvo que“me siento realmente muy conforme con el álbum porque creo que es algo totalmente distinto, este disco no tiene nada que ver con la mùsica que emite MTV, ahora dedicada a mostrar conjuntos de jóvenes que bailan y cantan todos iguales”. Tal como era de esperar, Knopfler se refiriò a su grupo, señalando que“los que vivì con Dire Straits fueron muy fuertes, bastante alocados, exitosos, con mucha gente y locura general, pero este tiempo actual es mucho màs pausado, porque necesito disfrutar cada uno de los momentos que atravieso, como por ejemplo estas notas en Argentina y la pròxima gira que estaremos realizando por Sudamèrica”.

 

Segunda llegada al paìs: dos conciertos sold-out en el Luna Park

Mark Knopfler (Mark Knopfler Official Website 2019 A002)

La firma CIE-Rock And Pop fue la encargada de realizar por entonces los conciertos que Mark Knopfler concretò para oficializar el disco“Sailing To Philadelphia”, dos recitales en el Estadio Luna Park que gestò la productora del talentoso empresario Daniel Grinbank en Buenos Aires, siendo por entonces Dèbora Filc su manager de prensa, directiva que en esa històrica visita coordinò una entretenida conferencia de prensa que el mùsico realizò el 30 de marzo en el Salòn Libertador del Sheraton Hotel. Los recitales fueron finalmente los dìas 31 de marzo y 1 de marzo en el Estadio Luna Park, lugar que tuvo al escenario armado sobre la esquina de la Avenida Corrientes, aprovechando al màximo la capacidad de la estructura edilìcea del coliseo de box ubicado en la zona de Puerto Madero.  Con la presencia de su ìntimo amigo argentino Guillermo Vilas còmodamente ubicado en la fila 10 de la platea preferencial cada noche, Mark Knopfler sacudiò firme la modorra de aquèl tiempo abriendo cada noche con“Calling Elvis”y“Walk of Life”, mientras el estadio cada noche hervìa con la presencia del“guitar-hero”, el show obviamente incluìa las canciones de“Sailing to Philadelphia”, con tracks como“What it is”, sin decuidar cosas compuestas como “Rudiger”del proyecto“Golden Herat”. El dueto de recitales incluyò para delirio del pùblico presente en el lugar varios clàsicos de su carrera como“Done with Bonaparte” “Prairie Wedding”, “Baloney Again”, Romeo and Juliet” “Junkie Doll”, “Pyroman”, show con una banda donde se lucìan el bajista Worf y Mark Henderson . Aquellas noches de historia sonora y de verdaderas“masterclass”musicales, naturalmente tuvieron temas de interès como “Speedway at Nazareth”, pero obviamente los hits devastadores sonaron mejor que nunca como“Brothers in Arms”“Money for Nothing”y el final a toda orquesta con“Wag the Dog”, extractado de la banda de sonido del film protagonizado por Robert De Niro y Dustin Hoffman.

La tercera y ùltima hasta ahora no fue en Buenos Aires, sino Còrdoba

Mark Knopfler (Mark Knopfler Official Website 2019 A001)

Invitado especialmente por laa autoridades municipales de la provincia de Côrdoba y con el respaldo de una firma local que produjo una andanada de recitales para celebrar allì el “Festival de la guitarra”, el gran postre de los privilegiados que pudieron ver al mùsico se convirtió en la ùltima presencia del escocès en Argentina. Los testimonios recuerdan que el pasado 26 de julio de 2010, en un vuelo directo desde el Reino Unido, el artista llegò a Còrdoba, se alojò en el edificio circular de la cadena hotelera internacional Sheraton, tras lo cual se movilizò presurosamente al lugar del evento donde probò sonido por espacio de 47 minutos, dejando todo listo para su concierto en tierra mediterrànea. Con una banda de menos cantidad de instrumentistas, Mark Knopfler despachò un ameno recital de casi 150 minutos donde recorriò su carrera solista y todos los clàsicos de su anterior banda, intenso concierto con los temas “Border Reiver”, “What It Is”, “Sailing to Philadelphia”, “Coyote”, “Hill Farmer’s Blues”, “Romeo and Juliet”, “Sultans of Swing”, “Done With Bonaparte”, “Marbletown”, “Speedway at Nazareth”, “Telegraph Road”, “Brothers in Arms”, “So Far Away”y“Piper to the End”, catorce canciones con las que emocionò a los casi seis mil espectadores que se dieron cita en la capital cordobesa para disfrutar a este enorme compositor, cantante y sobre todo, deslumbrante instrumentista.