Los Tutores: Una brillante comedia contemporànea con grandes actuaciones que replantea la disfunciòn de las reuniones de padres en las escuelas

Escrita por Carlos La  Casa y Daniel Cùparo, bajo direcciòn de este ùltimo, la obra se erige dentro de lo màs divertido y original que asoma en las ùltimas temporadas de estrenos porteños, con brillante actuaciones de Hugo Arana, Laura Oliva y Paula Kohan, entre otros.

Obra Los Tutores (Foto gentileza Tommy Pashkus - A002)

Por Gabriel Imparato

(Capital Federal – Martes 30 de Enero de 2018) La actual temporada de estrenos en este intenso comienzo de este año sin dudas encuadra como la màs prolìfica y de mejor calidad a juzgar por las piezas teatrales que ya vieron la luz, tomando en cuenta que aùn restan las presentaciones de espectáculos como“Sin filtro”, “Perfectos Desconocidos”y el musical “Sunset Boulevard”, este ùltimo en la càlida sala del Maipo. La felìz llegada de la obra “Los Tutores”a la cartelera en la Capital Federal es por lejos la mejor novedad de un arranque de calendario plagado de estrenos inéditamente cargados de mucha producción y calidad, lo cual no solìa ser frecuente a principios de este dècada.

Obra Los Tutores (Foto gentileza Tommy Pashkus - A001)

Estrenada en estas horas en la Sala Pablo Neruda del Complejo La Plaza, la entretenida pieza escrita por Carlos La Casa y Daniel Cùparo propone bucear en la intimidad de una insòlita reuniòn de padres en una escuela, lugar donde màs allà de enterarse de ciertas tropelías de sus hijos, sacaràn en ese lugar a la luz, que màs allà de las inconductas de sus hijos, el estamento social entre dichos progenitores asoma dañado por diversas cuestiones que a lo largo de la historia se iràn conociendo de una menra sencillamente desopiltante. El relato de esta situación pone en marcha un malestar que habita en los padres, algo que en definitiva termina explotando en sus hijos de la manera màs disfuncional posible.

Obra Los Tutores (Foto gentileza Tommy Pashkus - A003)

El planteo argumental sin dudas no es ajeno a los tiempos que corren, extraña situación ubicada en un colegio donde convocan a una reunión de padres, tradicional lugar donde se les informa que unos alumnos han cometido un hecho delictivo. Allì serà el momento en que la directora muestre todas las pruebas e intente poner orden,  mientras esta escuadra de padres inmaduros no hacen más que empeorar y mucho las cosas, mostrando la verdad del dicho “de tal palo, tal astilla”. Muy hàbilmete dirigida por Daniel Cúparo, integrando la acciòn con elementos que satirizan la realidad de los colegios privadas, esta comedia se halla sostenida a partir de un hecho muy violento ocurrido no casualmente en un colegio privado.

Obra Los Tutores (Foto gentileza Tommy Pashkus - A004)

Los padres allì tomaràn conocimiento que tres alumnos le han dado una paliza a un profesor de música, lugar donde tambièn se registra un hurto y otras irregularidades, mientras la directora del colegio (Mònica Cabrera) cita a los padres de estos involucrados en una agresión seguida de robo. Allì asoman todos los personajes de la pieza:un juvenil candidato a legislador (Ludovico Di Santo) junto a su esposa (Laua Oliva); una madre soltera, devenida en la actualidad en especialista de terapias alternativas (Paula Kohan); un hierático abuelo (Hugo Arana) y el padre de una pareja homoparental(Dan Breitman).

Obra Los Tutores (Foto gentileza Tommy Pashkus - A006)

Con un ritmo que intercambia secuencias adrenalìnicas con momentos de reflexiòn en los que asoma el entretejido de conflicto de la historia, los personajes desnudan de a poco una conducta que lejos de tranquilizar a la audiencia, fulgurantemente ponen en marcha allì la incontenible secuencia de dudas y particulares conflictos que los acechan en cada jornada de sus vidas, pero la intriga sobre la que gira esta divertidìsima obra no es tanto por qué los hijos cometieron un crimen sino cómo evitar el escarnio público y legal, tanto para la escuela como para los padres, en la inexcusable bùsqueda de guardar las apariencias, a como de lugar. El planteo teatral propone de manera original y cuidada, una sutil comedia de encierro desde el inicio, pues la directora del colegio hace permanecer bajo llave en su oficina a los padres involucrados, aura de reclusiòn donde todo asoma ideal y decisivo en cuestión para que aparezcan los exabruptos y otros comportamienos que transforman allì a estos personajes en seres desencajados camino a un ineludible abismo.

Obra Los Tutores (Foto gentileza Tommy Pashkus - A002)

Minuto a minuto, extorsiones, planteos privados y otros conflictos iràn matizando poco a poco la trama presentada con notable humor y comportamientos delirantes que haràn foco de a poco en la vergonzosa crisis que viven hoy los padres a la hora de imponer autoridad sobre sus hijos, permitièndoles una serie de patèticos comportamientos, lo cual asomarà a la luz con la mayor de las bajezas, mientras el escàndalo puertas adentro de una escuela privada, desnuda en primera instancia la preocupación de sus directivos para que no se conozca el conflicto y de conocerse, que dicha institución no se vea afectada en lo màs mìnimo. La pieza dirigida por Daniel Cùparo es probablemente el mejor espectáculo de la calle Corrientes y el elenco integrado por Hugo Arana, Laura Oliva, Ludovico Di Santo, Paula Kohan, Dan Breitman y Mónica Cabrera, verdaderamente se lleva las palmas en un relato argumental que crece en calidad y entretenimiento segundo a segundo.

Obra Los Tutores (Foto gentileza Tommy Pashkus - A005)

Dentro del equilibrio y cuidado que presentan las actuaciones en este espectáculo, sobresalen con un fuego y gracia impactante las performances de Laura Oliva, Hugo Arana y sobre todo de Paula Kohan, esta ultima en la mejor actuación de toda su carrera actoral, dotando a esa madre contemporànea de una gracia, identificación y encanto, sin perder la sensualidad de una progenitora sexy y agraciada que segundo a segundo recuerda los tilinguerios de las mamis tan evolucionadas y a la moda, segùn los estamentos de los smartphones y otros implementos de la aborrecible dictadura tecnològica. La mano del director desde el inicio se torna imbatible ubicando la historia en su desarrollo con apropiado ritmo, guardàndose para el final un desenlace tan desopilante como bizarro, situación que pone en análisis la impericia de los padres a la hora de educar, dentro y fuera de casa, a sus queridos hijos.

 

 

.