Bastante preocupados en la estètica visual, los Kraftwerk en el Luna Park descuidaron su perfecta dimensiòn musical

En su nueva visita a la Argentina el grupo alemàn mostrò las claves de su permanencia, pero lejos de shockear a sus seguidores, dejaron la inocultable sensación de un desgaste en su motivación artìstica y su originalidad a la hora de actuar ante el pùblico.

Kraftwerk (foto Kraftwerk Sitio Web Oficial A002)

Por Gabriel Imparato

(Capital Federal – Jueves 24 de Noviembre de 2016) Atràs, muy atràs, ha quedado en la memoria aquèl brillante y descomunal concierto que la banda alemana brindò el pasado 12 de octubre de 1998 en el Estadio Obras cuando llegaron por primera vez al paìs, noche donde figuras como Gustavo Cerati y Daniel Melero se dieron cita en el entonces campo de juego del estadio techado para comprobar en aquèl momento el meteòrico ascenso del conjunto germano en medio de tantas tendencias musicales europeas.

Kraftwerk (foto Kraftwerk Sitio Web Oficial A001)

De aquella famosa y legendaria formación hoy solo permanece Ralf Hütter, septuagenario que mantiene firme y muy activo el reconocido proyecto ahora con la compañìa de sus colegas Fritz Hilpert, Henning Schmitz y Falk Grieffenhagen. Han pasado en el medio de esos dos especiales puntos de contacto muchos segundos, minutos, horas, dìas, semanas, meses y años, como le gustarìa describir a ellos esa secuencia sistemàtica de unidades temporales. Kraftwerk a lo largo del tiempo,ese al que parece adaptarse y mantenerse sin dar vergüenza mostrando sus cualidades creativas con cada nueva publicación y espectáculo que muestran por todo el mundo, ha logrado reescribir su historia en el mundo del contexto musical aplicando su tesis de sonidos electrònicos con inteligencia y originalidad.

Kraftwerk (foto Kraftwerk Sitio Web Oficial A003)

Han pasado diversos shows y probablemente su expresión màs lograda apareciò allà por mediados de la anterior dècada con el espectáculo“Minimum Maximum”, show que por suerte se materializò en el doble cd-dvd grabado en la gira de ese show. Hace diez años que los alemanes vienen persiguièndose intensamente la cola y preocupados por seducir a las nuevas generaciones, no descartan nuevas estrategias que por alguna razòn le aportan realmente muy poco a la verdadera esencia sonora del conjunto germano. La necesidad de recordar lo ridìculo y patètico que resultaba el concierto en tres dimensiones de Kiss allà por los ‘90s en el estadio de River, con el famoso àlbum“Physcho Circus”, culminò en ese court con la gente tirando a la mismìsima mierda los anteojitos para ver el show y cantar con sus admirados sin la cuestionable necesidad de estar subyugados en vivo por aquella cuestión mucho màs cercana al mundo cinematogràfico que la estètica de un gran recital reuniendo una multitud para la promoción de un disco de estudio.

Kraftwerk - L.Park 23 11 2016 (Foto Paul David Focus A001)

Sin ir màs lejos, asoma muy necesario recordar que los Kraftwerk en su momento enloquecieron a casi treinta mil espectadores en un show al aire libre con motivo de uno de los tantos grandes festivales que se llevaban a cabo en la zona norte cuando los vecinos de aquella zona pugnaban por eliminar para siempre ese tipo de espectáculos masivos por aquèl perímetro barrial. Esa notable presentaciòn mostrò que los europeos seguìan vigentes y no necesitaban màs que tocar sus canciones para enloquecer a sus fans y provocar constante admiración. Ralf Hutter es el fundador y ùnico sobreviviente que le queda a esta legendaria banda que marcò un antes y después en la mùsica electrònica, masivamente copiado por conjuntos y solistas que intentaron sacar tajada de una iniciativa musical que hasta hoy permanece en el centro de la escena sonora con mucha fuerza y poder de seducciòn.

Kraftwerk - L.Park 23 11 2016 (Foto Paul David Focus A002)

El tiempo hizo algo de mella en los alemanes y que solo su líder haya resistido hasta estos tiempos, no es màs que un símbolo claro del desgaste que provoca mantener vivaz la chispa de la creación en un estado de pureza absoluta, un detalle no menor en la erosión que esta banda europea ha vivenciado renovando sus contenidos y preparando con buena voluntad y entusiasmo una gama de miradas musicales acordes a su talento y vigencia. Con localidades agotadas en semanas donde el show pareciò quedar al borde de la cancelaciòn, por una disposición municipal que igualò muy ridículamente este concierto con una presentaciòn de DJs en un viejo galpòn de Costa Salguero, la cual finalizò con varios muertos por esta tendencia que los jóvenes tienen de divertirse nò con la mùsica sino ingiriendo sustancias ilegales que al transcurrir cierto tiempo les provocan daños irreparables en sus organismos.

Kraftwerk - L.Park 23 11 2016 (Foto Paul David Focus A003)

Este show logrò esquivar esa suspensión merced al raciocinio de los responsables de habilitarlo que reflexionaron sobre si era parecido o nò a una massive-rave, pero esta situación tensa casi al borde del mismo espectáculo cargò de una insòlita presiòn sobre lo que acontecerìa en el interior del legendario estadio de box. Con un programa de mano tradicional, pero con muchos acomodadores entregando a los asistentes un sobrecito acartonado de vivos colores que contenìa los anteojos especiales para presenciar el concierto, finalmente llegò el momento en que las luces se apagaron y el estadio quedò listo para convertirse mitad en un recital y mitad en una película con los trucos que esta tècnica pudiese proporcionar a la cuestión musical allì, en un Luna Park colmado en una noche relativamente calurosa.

Kraftwerk en Argentina (Foto Paul David Focus AA001)

Al principio todo aparentaba simpàtico en el inicio de la secuencia prevista con canciones como“Numbers”, “Computer World”, “Home Computer”, “Computer Love”y la pegadiza“The Man-Machine”, sobresaliendo casi de cuajo la conmovedora“Spacelab”, en la cual se mancomunaron por un lado esa necesidad de sumarle vivencias visuales intensas con el enorme satélite sobrevolando las cabezas del pùblico ubicados en el campo del juego, con un tema que intercalaba varias orquestaciones clàsicas en medio de un singular juego de imàgenes naif donde un platillo volador aterrizaba justo en la mismìsima esquina de Corrientes y Bouchard, es decir en el Luna Park con lo que eso significaba finalmente para quienes estaban dentro del mismo en ese preciso momento. Allì llegò tras cartòn“The Model”, una de las canciones pop màs pegadizas del repertorio creado por los alemanes, hit musical que tuvo en su momento un cover del desaparecido relacionista pùblico“Clotta Lanzeta”, quien la regrabò con ayuda de ingenieros de sonido allà por mediados de los’90s.

Kraftwerk - L.Park 23 11 2016 (Foto Paul David Focus A004)

El show tocò su techo en ese momento, cuando segundos màs tarde cierta chatura pareciò adueñarse del largo espectáculo con la llegada de recordados temas como“Neon Lights”, “Autobahn”, “Geiger Counter”, “Radioactivity”y“Electric Café”. Ya por entonces todos los trucos visuales habìan asomado en pantalla y nada quedaba por sostener la necesidad de permanecer con los simpàticos anteojitos puestos para ver la pantalla. Musicalmente a mita de camino del concierto, la seducciòn permaneciò por el bloque temàtico dedicado a “Tour de France: Tour de France Étape 1 – Chrono y Tour de France Étape 2”, bloque en donde los recuerdos del grupo reavivaron lo precursores que fueron en su momento dando señales de los cambios sociales acaecidos en el viejo continente.

Kraftwerk - L.Park 23 11 2016 (Foto Paul David Focus A006)

El desenlace llegò en esa poblada plataforma de espectáculo con“Trans-Europe Express”y“Metal on Metal”, temas que cerraron sin la intensidad esperada para un final a toda orquesta el show mientras los espectadores esperaban la llegada de uno de los mega-hits mas conocidos del legendario grupo germano. Después de un acotado tiempo de break, rompiendo con el mecanismo de quedarse fuera del escenario y dejar que los robots acaparen la atención en vivo mientras suena el tema“The Robots”, los Kraftwerk prefirieron tocar totalmente en vivo delante de sus enormes aparatos la secuencia completa, dejando el truco de las màquinas que imitan a los cuatro integrantes de la banda con sus movimientos mecanizados. Para el gran cierre los europeos guardaron obras como“Aéro Dynamik”, “Planet of Visions”, “Boing Boom Tschak”,“Techno Pop”y la esperada“Music Non Stop”, bastante màs lenta en su arreglo y ritmo original.

Kraftwerk - L.Park 23 11 2016 (Foto Paul David Focus A005)

Mucha gente sin anteojitos habìa aprovechado para fugarse mucho antes del bloque de bises, intuyendo que la historia ya estaba jugada, sin mucho màs para darle a un pùblico que igual los ovacionò cuando minutos màs tarde los cuatro alemanes dieron su caravana de clausura delante de miles de celulares retratàndolos. La lectura social que cada tema planteò de hechos acaecidos en la realidad de las ùltimas cuatro dècadas, fue el leit motiv reflexivo del cual no escaparon los actuales smartphones, el ùltimo juguetito macabro para estupidizar a una sociedad que prefiere evadirse antes de ver la realidad. Kraftwerk (Estadio Luna Park – Mièrcoles 23 de Noviembre de 2016) Setlist: “Computer World”- “Home Computer” – “Computer Love” – “The Man-Machine” – “Spacelab” – “The Model” – “Neon Lights” – “Autobahn” – “Geiger Counter” – “Radioactivity” – “Electric Café” – “Tour de France: Tour de France Étape 1 / Chrono / Tour de France Étape 2” – “Trans-Europe Express” – “Metal on Metal” – “The Robots” – “Aéro Dynamik” – “Planet of Visions” – “Boing Boom Tschak” – “Techno Pop” – “Music Non Stop”.