Olivia Newton John convirtiò al Gran Rex en una bella màquina del tiempo para revivir todos sus clàsicos

La cantante anglo-australiana ratificò su vigencia artìstica a los 68 años, un espectáculo producido por Fénix que adquiriò una eufòrica transformación con ribetes psicodèlicos cuando la bella vocalista repasò los temas del film“Grease”. 

Olivia Newton John (Gran Rex 08 03 16 - Foto Fenix Entertainment 001)

Por Gabriel Imparato

(Capital Federal – Jueves 10  de Marzo de 2016) Repitiendo una fenomenologìa en sì bastante curiosa y llamativa, Buenos Aires viviò un nuevo“martes-retro”, jornada en la que los fans de la mùsica pop pudieron apreciar sobre un escenario a una de las populares estrellas musicales de la dècada del’80. Hace siete dìas el encargado de transportar a unas nueve mil personas en el Estadio GEBA a esa gloriosa dècada fue nada menos que Lionel Ritchie, y por esas casualidades del destino, una semana màs tarde, otra de las figuras que participò del legendario proyecto“Music For UNICEF”reviviò ese fenómeno de estrellas pop que no llegaron al paìs cuando su popularidad se expandiò demencialmente a todo el globo terràqueo. Con un show producido en el Teatro Gran Rex por Fénix Entertainment Group, Olivia Newton John a sus 68 años es mucho màs que una muy icònica figura de una galaxia sonora cuyos pergaminos se revalidad automáticamente una y otra vez, a esta altura simboliza un tiempo donde los intèrpretes se desdoblaban entre el cine y la mùsica para ganar un espacio preferencia en la escena norteamericana, desafìo que esta bellìsima mujer superò con creces màs allà del brutal èxito o nò que hayan logrado todas esas producciones fìlmicas que acompañaron su activa carrera musical. Olivia Newton John (Gran Rex 08 03 16 - Foto Fenix Entertainment 002)

Su arribo al paìs en una sobrepoblada agenda de conciertos dentro del primer trimestre, la màs activa de los ùltimos veranos con figuras extranjeras,la ubicò cantando como Ritchie, cantando un martes a la noche en un Gran Rex que lucìa cubierto en  un 85 por ciento, un volumen de pùblico encomiable tomando en cuenta no solo la cantidad de recitales sino el tiempo socio-econòmico tras varias temporadas de brutal desquicio financiero. Conviene analizar la carrera de Newton John sin  descuidar las dos situaciones que conmocionaron su vida en el viejo milenio, una de notable popularidad en lo artìstico, en tanto que otra de tono personal en lo fìsico la marcò definitivamente en su mirada espiritual para proseguir su carrera de la forma menos desgastante. A fines de los’70 Olivia viviò las mieles de un tiempo musical muy ligado a la pantalla grande, època en la que sus canciones lograron un fenomenal impacto mientras aquellos dos clàsicos del cine vivìan muy contrapuestas situaciones. A partir de los’80 la vocalista y actriz deambulò entre discos muy exitosos y otras producciones bastante irregulares, que poco la ayudaron a sostener una carrera que viviò un parate decisivo en 1992 cuando se le detectò un càncer de mama que la obligò a detener su actividad totalmente, coincidiendo aquella adversa circunstancia con una dura vivencia personal con la muerte de su padre por esa misma enfermedad. De ahì en màs, sostener un legendario camino artìstico, no fue fácil para la bellìsima mujer que en aquèl momento ratoneò a millones de hombres, enfundada en ajustadas prendas de cuero para el protagònico de“Grease”.

Olivia Newton John (Gran Rex 08 03 16 - Foto Fenix Entertainment 003)En tiempos donde recordadas estrellas pop han advertido tardìamente el fanatismo que existe por ellas en este vector del continente, la llegada de Newton John no tuvo toques melancòlicos o nostàlgicos, pero sì curiosos ribetes psicodélicos cuando el show ingresò en un terreno de composiciones ligadas a cierta etapa de su carrera muy asociada a aquèl fenómeno de la mùsica asociada al sèptimo arte con acèrrima intimidad. Seduciendo con impactante gracia y simpatía, a las 21;15 la cantante nacida en el Reino Unido y radicada en su infancia en Australia, finalmente subiò al escenario y manteniendo el orden de las canciones de su anterior performance en Brasil puso en marcha su espectáculo con“Have you never been mellow”, tras lo cual agradeciò al pùblico su presencia y anunciò que este concierto serìa“un viaje a travès de sus canciones por todas aquellas etapas de su vida”,lo cual se mantuvo sin titubeos hasta el mismìsimo desenlace del recital. Necesitada en ese inicio de alguna carta credencial de poderìo pop reconocible, la eficaz banda que subiò a escena con la actractiva cantautora atacò sin miramientos con los compases del popular hit“Xanadù”, tema extractado del film homònimo compuesto e interpretado en aquella ocasión por la Electric Light Orchestra. Esa canción pareciò acomodar a una audiencia que todavía por esos instantes habitaba una somnolencia propia del inicio de show y ese insufrible ritual de no apagar sus telèfonos cuando el recital se poner en marcha. Desde ese tramo y por espacio de dos canciones màs, el pùblico comprobò que la anfitriona se encuentra en perfecto estado psico-fìsico tras cinco dècadas y media de profesiòn, algo ratificado por su adrenalìnico comportamiento sobre el proscenio, sumado a su enorme simpatía y despliegue verbal para establecer contacto con la audiencia. Olivia Newton John (Gran Rex 08 03 16 - Foto Paul David Focus N1440 A001)

Después de“Magic”y“Suddenly”, la rubia intèrprete consultò a sus fans con un“quieren un poco de rock?, es la mùsica que escuchè en Inglaterra cuando era pequeña”, situación donde con sus mùsicos encarò un primer medley que incluyò las canciones “Make a move on me”, “All  True More  Love”y “Twist Of Fate”. Ahì en ese primer tercio de concierto decidiò efectuar modificaciones en el orden de los temas programados con respecto a la presentaciòn que habìa realizado en Brasil dìas antes, cambio que derivò en la llegada a la lista de“Sam”, dedicada a todos los caballeros que se llamaran asì en la sala porteña. Justo con el inicio del segundo tercio de espectáculo, Olivia Newton John recordò que una vez radicada en Australia comenzo a cantar y escuchar muchas canciones country, particular presentaciòn que derivò en el nuevo medley con temas de ese estilo, tramo donde sonaron hits de aquèl genero como“If Not For You”, “Let It Shine”, “Please mr Please”,”Jolene” y “If You Love Me”, mientras la banda sumaba sonidos propios del rubro como el banjo y la armònica elèctrica”. El show siguió con un intrascendente tema perteneciente al disco solista de uno de sus vocalistas invitados que la anglo-australiana interpretò a dùo con su acompañante, tramo del show donde la rubia cantante y actriz presentò a sus mùsicos, un protocolo donde los mayores aplausos de los llevo Dave Barnet en los teclados. Usando la analogía de aquellos tiempos de su vida donde cantò en clubes nocturnos, Olivia se acercò a su pianista para encarar“Cry me a river”, canciòn intimista que mantuvo el suave clima reinante en ese cruce de orillas interpretativas sobre mitad del espectáculo. Olivia Newton John (Gran Rex 08 03 16 - Foto Paul David Focus N1440 A003)

Tal como era de imaginar, Newton John  apuntò a concientizar sobre la lucha que lleva a cabo contra el càncer de mama, desde sus entidades creadas a tal fin, tras haber padecido a principios de los’90 una delicada situación en su cuerpo que la alejò momentáneamente de los escenarios justo cuando se habìa publicado un àlbum recopilatorio de su carrera, lo que la marcò definitivamente. Fue entonces cuando la estrella encarò“Not Gonan Give Into It”, tema con arreglos latinos que por algunos instantes se pareciò màs a un lado B de un CD de Gloria Estefan que a material de esta leyenda pop anglo. Las cosas subieron de hervor exactamente cuando uno de los integrantes de su coro le acercò una gran chaqueta de cuero con tachas que la estrella se colocò sobre su conjunto oscuro con brillantina, tras lo cual comenzò a juzgar por las reacciones del pùblico el mejor momento del concierto con la evocaciòn del màs intenso bloque mainstream de la leyenda pop, situación en la que sonaron primero la balada “Hello, I’m Sandra Dee”,para luego proseguir con“You are the one that I want”que la sexagenaria encarò con la compañìa vocal de su saxofonista, el cual debiò hacer las voces de John Travolta para evocar el hit de“Grease”.  Olivia Newton John (Gran Rex 08 03 16 - Foto Paul David Focus N1440 A004)

El tercer track de esa recordación fue“Hopelesly devote to you”, bloque completado con la impactante y pegadiza“Summer Nights”,en la cual se desdoblaron en dos bandos de mujeres y hombres  encarando las partes correspondientes al mìtico fìlm de los’70. Sorprendiendo por agregar a ùltimo momento la contagiosa“We go together”,la anfitriona aprovechò que su conjunto encaraba ese tema de cierre para salir del escenario y cambiar su vestuario. Instantes màs tarde la estrella anglo-australiana regresò con un vestido de color oscuro que mantenìa ese look de pequeñas costuras metalizadas. El cierre real del show pareciò llegar con“Grace and gratitude”y“I honestly love you”, pero tras unos pocos instantes donde Newton John se alejò del escenario, la estrella regresò muy entusiasmada con los cànticos que la gente encarò para convencerla del regreso, desenlace que deparò la mayor sorpresa del recital cuando Olivia indicò que este era el mejor lugar para cantar dicha canciòn, situación en la que interpretò“Don`t Cry For Me Argentina”ante el delirio de las 3000 personas que allì en el Gran Rex seguìan entusiasmadas la presencia de esta leyenda musical. Ovacionada por largos minutos, la diva del pop cerrò oficialmente su recital con“Over the rainbow”, un standard de los musicales estadounidenses que a las 23:02 puso el moño a una noche de regalo confeccionada con certeros recursos de la popular artista.