“Honky Tonk” auspiciò el debut del trìo Stuka-Leo-Niño, banda que acompañò al “Sex Pistols” Glen Matlock.

En una impecable presentación de la marca de indumentaria masculina de rock, el grupo actuó en el Roxy Live en un espectacular show que sumò como invitados sorpresas a varios integrantes del grupo Catupecu Machu.

Honky Tonk Comercial Image (Prensa Caro Maldonado - Gaby Jurado 01)Honky Tonk Comercial Image (Prensa Caro Maldonado - Gaby Jurado 03)

Stuka El Niño Leo Power Trio Live (Foto Paul David Focus 001)

Por Gabriel Imparato

(Capital Federal – Lunes 28 de Diciembre de 2015) Ultimamente se ha puesto de moda la presencia de figuras extranjeras que por diversas razones llegan a nuestro país sin sus habituales grupos de apoyo: desde Amaia Montero hasta Crystal Waters, en los últimos años muchos artistas extranjeros llegan a la Argentina para mostrar sus canciones bajo el respaldo de una banda local que en muy pocos días tiene la obligación de aprenderse no solo esas canciones que conforman la habitual lista de temas del último tour, sino también los temas que por casualidad o accidente suelen incluirse en esta clase de tournées locales de alto impacto.

Stuka El Niño Leo Power Trio Live (Foto Paul David Focus 007)

En las últimas semanas hubo tres casos muy llamativos y destacados:los músicos que acompañaron a la española Amaia Montero, una banda muy desajustada que jamàs estuvo a la altura de las circunstancias, el dueto de instrumentistas que actuaron con la española“Bebe”en el famoso cabaret del Faena Art Hotel durante el mes de noviembre y el power trìo rockero que acompañò al inglès Glen Matlock(Sex Pistols)durante todo su tour sudamericano a principios de octubre. Lo cierto es que aquellos que respaldan desde el comienzo la carrera del bajista de la famosa banda punk británica de los’70, se llevaron una sorpresa muy grata cuando descubrieron que el mismísimo Matlock subìa a escena en compañía de Stuka(guitarrista de Los Violadores),“El Niño”(bajista de Mary Ramone y la banda Doble Fuerza)y Leo de Cecco(baterista de Attaque 77).

Stuka El Niño Leo Power Trio Live (Foto Paul David Focus 002)

Sin dudas todas aquellas fechas realizadas por la banda  en “Atbury”(Flores), “Abbey Road”(Mar del Plata)y también en Paraguay, sirvieron y mucho para que este trìo rockero esgrimiera firme todo su bagaje y experiencia en el gènero para acompañar a un famoso músico que tal vez no haya tenido total conciencia de quienes fueron sus acompañantes en este tercer paso por la Repùblica Argentina. Esos recitales, especialmente el desarrollado en Buenos Aires, se convirtieron en la punta de lanza de una subliminal tentación para sus integrantes de darle a esta inusual formación una prolongación màs firme que la mera provocada por este muy inesperado compromiso de rigor con un artista de otra nación.

Stuka El Niño Leo Power Trio Live (Foto Paul David Focus 005)

La notable química de esta banda, conformada por intèrpretes de muy prolongada experiencia musical, derivò en algo que ahora no sorprende al conocerse la especial decisión de sus ejecutantes de continuar realizando apariciones como trìo en los distintos momentos que sus abarrotadas agendas permitan este tipo de reuniones musicales. La enorme difusión que lograron los recitales de Glen Matlock en Argentina traspasò los carriles habituales, circunstancia que provocò que muchos fans del punk acudieran a youtube y otras redes visuales para comprobar este fenómeno en vivo que logró una masiva audiencia chequeando todas las grabaciones que de manera casera se desarrollaron en esas semanas de los recitales en Sudamèrica.

Stuka El Niño Leo Power Trio Live (Foto Paul David Focus 003)

Tal como podía esperarse, no tardò en aparecer la propuesta de una productora para darle respaldo efectivo a una iniciativa de esta clase, un poderoso lanzamiento que recibió de manera inmediata el respaldo de la firma“Honky Tonk”, la famosa marca de indumentaria masculina de rock, la cual decidió respaldar el debut oficial de este trio. El concierto que reunió por primera vez a estas tres estrellas del punk rock se desarrollò hace poco días en el“Roxy Live”, local para conciertos de la zona de Palermo Viejo que durante estos años ha ido recibiendo una serie de modificaciones estructurales que han mejorado de manera sustancial su contexto operativo para esta clase de espectáculos.

Stuka El Niño Leo Power Trio Live (Foto Paul David Focus 006)

Tal como acontece por estas semanas y con el abrupto crecimiento en los valores del termómetro, naturalmente muchos locales de esa zona porteña padecen los inconvenientes de una infraestructura en verdad pobrísima desde el aspecto energético, lo cual se traduce durante estas ùltimas horas en cortes de suministro en muchas arterias en el amplio vector comprendido por las avenidas Còrdoba, Santa Fè, J.B.Justo y la calle Dorrego en lo que ahora asoma dentro de las convenciones publicitarias como Palermo Hollywood. Bueno, lo puntual es que esta oficialización del power trio punk desarrollada en el“Roxy Live”el pasado miércoles 23 de diciembre tuvo ese blooper, cuando después de las 19 horas la zona quedó a oscuras al producirse una caída del suministro por la enorme demanda de electricidad tras una jornada de alta temperatura en la zona porteña.

Stuka El Niño Leo Power Trio Live (Foto Paul David Focus 004)

Con una enorme capacidad para reaccionar ante semejante adversidad operativa, los responsables del evento trabajaron contrareloj en ese momento para conseguir casi de la nada un generador eléctrico móvil, el cual llegó cerca de las 21 horas a la calle Niceto Vega al 5500 para dar auxilio a un problema que esa noche afectò a varios restaurantes del barrio, entre otros locales involucrados en esa problemática energética que amenaza volver a complicar la cotidiana existencia de los porteños en las próximas semanas. Con una celeridad propia de un reality televisivo, la gente que acudió en ayuda del problema planteado respondió con una velocidad propia de los boxes de la Fòrmula 1, algo que en ese momento solucionò en cuestión de pocos minutos un inconveniente que amaga para los especialistas en provocar la suspensión, cancelación o eventual reprogramación de la esperada presentación prevista por la famosa firma de indumentaria masculina.

Stuka El Niño Leo Power Trio Live (Foto Paul David Focus 007)

Despuès de quince minutos de ardua labor, sincronismo y mucha buena voluntad, finalmente los cables de ayuda desde el generador móvil respaldaron la estructura eléctrica del lugar en cuestión, veloz tarea que permitió además que el sitio recuperara su poderoso servicio de aire acondicionado en segundos tras un reseteo de rigor que no demando demasiado en su calibrado para dicha situación operativa. 90 minutos después del horario inicial originalmente anunciado, finalmente subieron al escenario Leo, El Niño y Stuka, quienes demostraron con creces que este gran proyecto ocasional realmente les sienta muy bien. El repertorio?…increìblemente lo ejecutado en vivo no solo fue una recorrida por clásicos del punk, sino que minuto a minuto sumò en su listado una serie de canciones que enloquecieron al público presente allì.

Stuka El Niño Leo Power Trio Live (Foto Paul David Focus 008)

Tras iniciar el evento con una intro de tono instrumental para calentar motores, la fiesta se puso veloz en marcha con “1, 2, Ultraviolento”, el mayor hit en la carrera de Los Violadores, canción que leventò a la audiencia de manera instantánea en esa cómoda plataforma de recitales en esa aplacada zona barrial. Despuès del hit punk màs famoso en Argentina de una gran banda local, la lista de canciones tuvo una variedad inigualable. Fue asì que sonaron tras es clásico, temas como “Llegara la paz”(Pappo), “God Save The Queen”(Sex Pistols), “El Ojo Blindado”(Sumo)y“I Wanna Be Sedated”(The Ramones), provocando un verdadero delirio no solo entre el público asistente en la planta baja, sino también en el área superior donde se encontraban los invitados y medios ubicados allì para seguir las alternativa del entretenido evento rockero. Con una buena puesta de sonido y luces, el concierto después fue sumando otra clase de canciones que lograron una consolidada aclamación de todos los presentes, en un espectáculo instrumental de gran calidad en todas sus ejecuciones.

Stuka El Niño Leo Power Trio Live (Foto Paul David Focus 009)

El recital en el“Roxy Live”siguió con“Màs allà del bien y el mal”, “Rockabilly Mix”, “Anarchy in the UK”(Sex Pistols) , “Psycho Killer”(Talking Heads), “Susy Cadillac- 3,2,1,0 Macadam – Susy Cadillac”(Riff), para luego recaer en piezas como “Police On My Back”, “Solo por placer”y“Stepping Stone”. Tras un cierre formal que nadie allì creyó en realidad, llegaron los bises, momento donde el grupo sumò a varios músicos del grupo“Catupecu Machu”para acompañarlos en esa secuencia de cierre. Fue asì que para “Represiòn”,llegaron Agustìn Rocino que se sumò a la baterìa de Leo tocando a cuatro manos, mientras que Macabre tomò uno de los micrófonos para liderar coros en aquèl clásico punk de“Los Violadores”. En“El hombre Suburbano”, el bajo cambiò de posta cuando El Niño se lo cedió a Rocino, clásico de Pappo que provocò uno de los tramos màs emotivos del evento, mientras la gente apoyaba con canticos y palmas una clásica pieza de Norberto Napolitano interpretada con mucha justeza instrumental.

Honky Tonk Comercial Image (Prensa Caro Maldonado - Gaby Jurado 00)

Para darle un cierre apropiado, la banda oficial encarò el clásico de Iggy Pop“The Passenger”, track que alcanzò popularidad también de la mano de Siouxie And The Banshees en los’80, tema que fue coreado por la totalidad de los presentes. El espectáculo tuvo un notable sonido y el responsable del mismo fue el mismísimo Adriàn Taverna, sonidista de Soda Stèreo y Gustavo Cerati que logró darle al concierto un audio de nivel exquisito para una lista de canciones que lo ameritaban sobradamente. Con fantástica respuesta, pasada la 1 del dìa 24, el público permaneció en la barra previa del local celebrando con los integrantes del conjunto, quienes una vez finalizado el show salieron presurosos a celebrar con todos sus amigos y oyentes lo ocurrido en ese local palermitano, jornada de blooper termo-elèctrico que por suerte tuvo como las buenas películas hollywoodenses, un esperado final feliz.