“Cantando 2020”, el oxidado programa rescatado de emergencia para cubrir un acuerdo contractual vigente, es el màs estruendoso fracaso de la televisión en cuarentena

Gravìsimos errores de producción, una exageración sobreactuada sobre los protocolos sanitarios y algunos personajes que se creen màs importantes que el formato artìstico, convirtieron al concurso de vocalistas en un insoportable adefesio insufrible cada noche.

A01 Cantando 2020 (Fotos Prensa LaFlìa A001)

Por David Dakota

(Capital Federal – Jueves 06 de Agosto de 2020) La productora tenìa previsto este año desarrollar una versión de bajo costo del “Bailando por un sueño”, sin descartar el obvio desarrollo de otros formatos satelitales en torno al ciclo central, una previsible maniobra que el desastre de la pandemia y su consecuente cuarentena se llevò puesta cuando todos los actos cotidianos se vieron alterados por el aislamiento y la distancia social.

A01 Cantando 2020 (Fotos Prensa LaFlìa A002)

La idea de bailar manteniendo distancia social primero resultò provocadora por el ardid de bailar en forma espejada replicando coreografìas, pero entre la sensualidad anulada por la cercanìa y la demora en presentar un protocolo realmente apropiado a una situación asì, terminaron de clavarle el ùltimo navajazo a los pulmones del añejo formato que no encontrò soluciòn al principal problema, es decir el contacto fìsico y las consecuencias del mismo.

A01 Cantando 2020 (Fotos Prensa LaFlìa A003)

Como los dìas y semanas pasaban sin resoluciòn alguna,desde la productora del empresario Marcelo Tinelli buscaron una soluciòn intermedia al conflicto, programando un formato de humor con la presencia de los històricos humoristas del staff original. A todo esto,con el paso del tiempo y la enorme preocupación por no hallar respuestas al asunto, en el seno del equipo productor todo se derrumbaba cuando desde Balcarce 50 los encargados de confirmar o nò los protocolos sanitarios,finalmente hacìan patètico mutis por el foro sin darle respaldo a la idea de poner al aire aunque màs no sea la añeja disposición de sketchs humorìsticos.

A01 Cantando 2020 (Fotos Prensa LaFlìa A019)

Del anochecer a la madrugada, de pronto apareciò de la galera productiva el muy insulso conejo de rescatar la posibilidad del“Cantando”, que en vez de ser“por un sueño”,se volcò a la simple idea de poner a gente supuestamente conocida por la audiencia buscando que el contacto con personajes conocidos y otros no tanto, levantara el congeladìsimo rating de una emisora que ha insistido torpe y caprichosamente con algunas personas al mando de ciertos ciclos, cuando ya el rechazo del pùblico supera todo lo imaginado.

A01 Cantando 2020 (Fotos Prensa LaFlìa A004)

Finalmente, parte de lo preparado como estructura sanitaria para el“Bailando”se reformulò para darle lugar a la versión cantada, algo que evitò màs gastos a una firma que este año desarrolla sus formatos con acotado presupuesto para cada contexto operativo. El problema surgiò nuevamente cuando habiendo encontrado un look de programa, finalmente su responsable decidiò no ponerle su rostro, naturalmente desganado y molesto por no conseguir aquellos objetivos que inicialmente se habìa prefijado, desencadenando asì un nuevo inconveniente ante la necesidad de designar al animador.

A01 Cantando 2020 (Fotos Prensa LaFlìa A010)

En medio de un carrousel de versiones y falsos anuncios, apareciò la chance de no sobrecargar los hombros de un conductor, por lo cual se barajò armar una dupla, la cual quedò configurada por Angel de Brito, aceitado tanto en su rol como jurado del“Bailando”y al frente de“Los Angeles de la Mañana”,satèlite del mundo farandulero y los ecos de aquellos ciclos de la misma productora. Buscando darle un equilibrio al rol de sostener el formato y evitando que la policía del pensamiento diera rienda suelta a sus amenazas veladas, apareciò la postura de ubicar a Laurita Fernàndez, ganadora del“Bailando”, quien en los ùltimos años se consolidò en ese mettier y actuando en sus primeras apariciones de ficciòn, El tornillo flojo de la atractiva rubia designada en el tandem de animación, sin dudas era su flojedad de papeles como conductora, pues todo lo hecho en el reality“Combate”en el canal mexicano“El Nueve”fue màs que lamentable.

A01 Cantando 2020 (Fotos Prensa LaFlìa A028)

Lo peor estaba por venir. Llegò la hora de elegir a los participantes y tambièn al jurado en esta oportunidad, lo cual deparò resultados dispares. Entre los participantes aparecieron la obvia decisión de llamar a mujeres con cierto atractivo fìsico,sumado al pretexto de poner en esta curiosa oportunidad a los tan populares y nefastos“influencers”,emergentes de una sociedad muerta en vida. Como si esto no alcanzara, la recolección de figuras pareciò por momentos recaer en aquellos profesionales que estuviesen mendigando algún trabajo en tiempos donde ciertas actividades estàn restringidas.

A01 Cantando 2020 (Fotos Prensa LaFlìa A022)

El casting finalmente quedò armado y sin dudas prevalecieron las peores opciones posibles para cada rubro, selección que en el análisis apenas dejò dos o tres convocados interesantes para este concurso. El jurado a poco de ser anunciado, abriò una luz de esperanza con las figuras designadas para cumplir dicha funciòn. Nacha Guevara podìa aportar experiencia y conocimiento, Pepito Cibriàn lo propio y Karina la princesita una mirada màs contemporànea del rubro. La elecciòn de Moria Casàn al frente del tribunal artìstico,encendiò todas las alarmas existentes a la hora de poner en marcha el formato de emergencia para poner al aire en El Trece, cuando esta figura se vio salpicada por el escàndalo del Doctor Mulberguer con los famosos y su muy curioso tratamiento para el“Covid 19”.

A01 Cantando 2020 (Fotos Prensa LaFlìa A030)

Ratificando ese precepto de Murphy, que denota que si algo puede fallar, fallarà en escala devastadora, los hechos corroboraron con el paso de las emisiones que el nuevo programa no solo no convocaba aquellos espectadores que necesitaba el rating de la emisora, sino que mostraba desde el arranque muy preocupantes situaciones desilusionando al pùblico que interesado por apreciar un ciclo en vivo con bastante promoción, apenas si se bancò una sola emisiòn del ciclo y después regresò a las novelas turcas u otras actividades en el marco de su existir hogareño.

A01 Cantando 2020 (Fotos Prensa LaFlìa A029)

Las primeras emisiones dejaron traslucir algo muy claro:no hay demasiada onda entre sus conductores, por màs que no hay choques entre ambos, una dupla que pilotea las transmisiones con la sensación de estar siempre a la espera de algún inesperado conflicto, especialmente generado por Moria Casàn, quien haciendo uso de su supuesto sitial de privilegio en el tribunal artìstico, varias veces explotò para dejar muy en claro que su presencia allì està ùnicamente sostenida por la necesidad de mantenerse con algún tipo de profesiòn en medio de la crisis reinante.

A01 Cantando 2020 (Fotos Prensa LaFlìa A023)

Pepito Cibriàn, ubicado a su lado con todas las chances de imponer su personalidad y amalgamar un jurado donde cada uno busca un patètico lucimiento, prefiere hacerse el distraìdo y lanzar bromas desniveladas o que no se entienden lisa y llanamente por el bajo nivel neuronal de los participantes de la competición canora.

A01 Cantando 2020 (Fotos Prensa LaFlìa A031)

Karina la princesita, lejos de ser una descendiente real de la cofradía tropical, parece montada en la cima de su ego, simulando un incòmodo rol de chica buena entre tantos reptiles. Nacha Guevara, que habìa arrancado con sus muestras de humor y la reconocible sensatez, ya sobre finales de la semana pasada, dejò en claro que sus oìdos no se encuentran en buen estado, en especial al haber valorado la actuación de Agustín Sierra con un tema de Maluma realmente nauseabundo en su interpretación.

A01 Cantando 2020 (Fotos Prensa LaFlìa A033)

 

El programa en su primera transitò todos los lugares previsibles de un formato que en las actuales condiciones ademàs luce apretado por el corset de la distancia social, esa que los participantes, conductores y jurados remarcan insólitamente como un gran virtud, cuando màs allà de la seguridad sanitaria, la distancia a lo estrictamente musical le pone barras y barras de hielo imposibles de desintegrar. Los temas elegidos por los participantes y todo el equipo de producción son sencillamente espantosos y hasta el propio Marcelo Tinelli, un insòlito televidente de un ciclo gestado por su productora, no dudò en criticar en varias ocasiones desilusionado de lo horrible que suenan algunos balbuceando inglès para tratar de diferenciarse.

A01 Cantando 2020 (Fotos Prensa LaFlìa A027)

La primera gala de expulsión deparò en un bochornoso comportamiento del tribunal artìstico, que evitò la partida de alguna figura mediàtica que pueda mover el amperìmetro de audiencia, privilegiando asì a los peores cantantes que midan un poco en las mediciones de la firma Ibope. Este vergonzoso procedimiento de salvar sin titubeos a los màs espantosos vocalistas solo por la potencial respuesta en los medios, provocò que la ùnica cantante profesional de la industria musical, fuera eliminada en el sospechoso y polèmico voto telefònico, ese mecanismo que la panelista Marcela Tauro denunciò en las ùltimas semanas de muy fraudulento a todas luces.

A01 Cantando 2020 (Fotos Prensa LaFlìa A026)

“Cantando 2020”asoma en este tiempo absolutamente alterado por la pandemia y la muy prolongada cuarentena, como un brutal mamotreto de miserias humanas arrastràndose por las migajas del rating, un ciclo que no promete nada que amerite depositar la atención en los mismos dinosaurios mediàticos de siempre. Desesperados por encontrar el camino para reconciliarse con los muy gloriosos momentos de mediciones elevadas, los responsables del ciclo no titubearàn en prenderle fuego al que se ponga delante con tal de conseguir un vergonzoso guarismo que obre ante los desafìos actuales como mediocre consuelo de una devaluada televisión abierta,que una y otra vez no para de dispararse en el cràneo, por màs que la masa cerebral asome en este traumàtico tiempo como un gruyere con màs agujeros que sustancia alimenticia.