Si el futuro de la mùsica depende del patètico jurado del“Cantando 2020”, es hora de irse despidièndose ràpido del antiguo arte de combinar los sonidos

En una muy sospecha maniobra, el tribunal artìstico del nuevo ciclo de Marcelo Tinelli dejò en claro que lo importante no es cantar bien, sino ceñirse a la violenta polìtica de escàndalos que tiñe esta clase de programas, formatos de un vomitivo milenio televisivo repleto de insufribles fecalidades humanas

A00 Cantando 2020 (Foto Prensa LaFlia A003)

Por David Dakota       

(Capital Federal – Viernes 07 de Agosto de 2020) El nuevo mamotreto televisivo de la productora del“empresario esquelino”Marcelo Tinelli dejò instaurada anoche su brutal y violenta marca de mediocridad humana, con la vergonzosa emisiòn del“Cantando 2020” en su primera sentencia y eliminación de pareja   Anoche se decidiò la suerte del equipo de cantantes que no habìa conseguido los mejores puntajes de la primera ronda, jornada en la que se conocieron los puntajes secretos de las parejas durante su debut en un ciclo que hasta ahora, por el costo y la infraestructura econòmica del mismo, defraudò todas las expectativas no solo de la productora que lo genera, sino fundamentalmente de la señal de tv abierta“El Trece”, un envìo que aunque parezca ni siquiera logra figurar entre los cinco programas màs vistos de la pantalla cotidiana en nuestro paìs.

A01 Cantando 2020 (Fotos Prensa LaFlìa A036)

Con la excusa de mantener la distancia social, la audiencia de la caja boba se enterò que varios participantes de cierto conocimiento artìstico ya estaban fuera del àrea de expulsión, cuando en una pantalla que la producción dejò como decorado al fondo, se pudieron ver las caras de algunas figuras del mundo artìstico mirando ese momento como quien espera que le traigan el almuerzo en un lugar saturado de clientes y apenas tres mozos. Este recurso, patètico por donde se lo analice, anticipò que figuras como Carmen Barbieri, Miguel Angel Rodríguez, Laura Novoa y Dan Breitman entre otros, no estarìan eliminados con los votos secretos de la figura central del jurado, la polèmica septagenaria Moria Casàn.

A01 Cantando 2020 (Fotos Prensa LaFlìa A038)

Luego del obvio y previsible tràmite de mostrar todos los puntajes secretos, la producción de este reality que naciò muerto desde el inicio,dado que el mismo fue gestado para cubrir un acuerdo contractual de la productora entregando un ciclo para el canal del solcito tal como estaba previsto, llegò el momento de conocer quienes estarìan sometidos al duelo, sentencia y eliminación. En ese momento como si nadie hubiese recordado las palabras del conductor Angel de Brito, un animador que en su ciclo encontrò el timming pero que acà aùn navega por aguas borrascosas, se violentò el argumento que habìa convertido a la competencia canora en algo interesante, dado que quienes determinarìan la expulsión del equipo de vocalistas no serìa el pùblico sino el tribunal de análisis.

A01 Cantando 2020 (Fotos Prensa LaFlìa A027)

Anoche eso quedò en las tinieblas cuando finalmente se supo que el pùblico definirìa quièn seguirìa en la nueva ronda de competencia, una violación legal en una naciòn donde este acto ya conforma una devastadora costumbre social. Sumados los puntajes secretos, quedò confirmado que las parejas que integraban Esmeralda Mitre y Nell Valenti, Karina Jelinek y Manuel Victoria, Agustín Sierra e Inbal Comendi, Lizardo Ponce y Lucìa Villar, y Melina Lezcano y Juan Pèrsico deberìan someterse al duelo interpretando de nuevo sus canciones, para que luego el jurado decidiese a quiènes salvarìa de un bochornoso voto telefònico. Antes de seguir en relaciòn a la instancia definitoria, conviene recordar algunos de los duros conceptos que el tribunal artìstico expresò en su momento de los sentenciados.

A01 Cantando 2020 (Fotos Prensa LaFlìa A017)

Nacha Guevara habìa dicho lapidaria que la interpretación de Esmeralda Mitre fue “una bolsa de gatos”, que Karina Jelinek“no pegaba una nota”y que Lizardo Ponce“estaba en una postura desconectada del acto de cantar”, sin olvidar que Agustín Sierra tambièn se llevò un par de sopapos de la crìtica ex-diputada provincial renunciante del FPV. Anoche, al parecer, por cambios de opiniones o presiones desde algún lugar no identificado, quedò al desnudo que, o que ciertas figuras vivieron un milagro musical o que no conviene darle demasiada atención a las devoluciones que hace un tribunal, que jamàs demostrò altura y jerarquía para el rol para el que han comercialmente sido convocados.

A01 Cantando 2020 (Fotos Prensa LaFlìa A016)

Lo cierto es que a medida que los jurados iban definiendo a quienes salvarìan, se percibìa una suerte de muy espùreo pacto de no expulsar a ninguna figura conocida del elenco de convocados, por la potencial reverberancia mediàtica que estos revisten en distintos formatos de difusión por sus conductas, actitudes y fundamentalmente escàndalos de penoso tono mediàtico. Casi de golpe con los impresentables artilugios de cuatro devaluados personajes, pudimos enterarnos que Esmeralda Mitre es probablemente la heredera de Kiri Te Kanawa, que Karina Jelinek es la hermana no reconocida de Adele o que el mismìsimo instagramer Agustín Sierra podrìa reemplazar a Juan Rodò en los grandes musicales. El musculoso y tostado payasito de las redes sociales en vivo tiene una voz tan horrible y cavernosa, que sin dudas hace parecer a Reinaldo Merlo, Horacio Pagani y Caruso Lombardi como “los tres tenores”.

A01 Cantando 2020 (Fotos Prensa LaFlìa A011)

Lo màs llamativo de la ronda eliminatoria para definir que pareja dejarìa este supuesto y mansillado certamen musical, ocurriò cuando sin mencionarlos, los miembros del jurado decidieron fulminar con sus votos a Melina Lezcano y Juan Pèrsico, cantante y baterista del grupo“Agapornis”, dos personas que se dedican a la mùsica y viven de ella hace ya una dècada y media con fenomenal repercusión continental. La dupla que en debut del ciclo habìa incurrido en mìnimas desafinaciones del tema“Ahora te puedes marchar”que popularizò Luis Miguel, anoche en el duelo dejò en claro que fue la ùnica pareja que no solo mejorò su performance, sino que dejò traslucir su profesionalismo en el escenario que suele utilizarse para el habitual concurso de baile.

A01 Cantando 2020 (Fotos Prensa LaFlìa A004)

Nacha Guevara en aquella noche aludiò a la falta de pitch del percusionista, Cibriàn abusò del absurdo indicando que el baterista no debiò utilizar micrófono para que no pudiese ser escuchado, mientras que Karina evitò trompearlos disimulando el análisis en un registro incòmodo de voz para la cantante. Moria Casàn aludiò a la ausencia de energìa, brillo y fuerza, como si cantar se tratase de enroscar una lamparita LED para el lavadero, ignorando los sutiles recursos de la dupla en un anàlisis muy cargado de insòlita energìa negativa.

A01 Cantando 2020 (Fotos Prensa LaFlìa A037)

Convendrìa aclarar, en este detallado análisis, que Moria Casàn en su vida jamàs se destacò cantando, que Pepito Cibrian últimamente exhibe popularidad por estar buscando pareja en Tinder y que Nacha  no puede hablar demasiado de afinación, cuando en el ùltimo lustro su voz acusa una gran fatiga canora que la tiene como una muy patètica imitación de ella misma en vivo. Karina ni merece evaluaciòn alguna, pues salvo tres o cuatro canciones conocidas del desgastado ambiente tropical, su currículum como cantante pop es limitadìsimo, habiendo alcanzado enorme popularidad mucho màs por sus muy polèmicos romances con futbolistas o sus impresentable peleas con colegas del rubro, que por sus aburridos y somnìferos recitales.

A01 Cantando 2020 (Fotos Prensa LaFlìa A035)

Anoche en el salvataje, cuando tres conocidas figuras del espectáculo tuvieron que decidir con sus opiniones y votos quienes deberìan seguir en la competencia, curiosamente pudo apreciarse a tres personas bordeando las ocho dècadas haciendo gala de un resentimiento propio de los màs olvidables polìticos. Moria Casàn(73 años), Nacha Guevara(79)junto a Pepito Cibriàn(72)exhibieron un inocultable odio por un equipo de cantantes, exponiendo el resentimiento màs vergonzoso y patètico que un tribunal como este debe evitar en toda su actividad profesional.

 

A01 Cantando 2020 (Fotos Prensa LaFlìa A014)

Cuando finalmente quedaron para la discutida eliminación con el supuesto voto telefònico del pùblico, un mecanismo al que la panelista Marcela Tauro se encargò de denunciar recientemente como una estafa y farsa cuando participò de un ciclo similar, obviamente la suerte de los dos ùnicos mùsicos que tenìa el programa televisivo se pudo conjeturar, sabiendo que del otro lado estaba alguien popular por sus patèticas redes sociales, anoticiadas que debìan respaldar por la vìa electrònica la subsistencia de un funesto personaje televisivo emergido de la narcòtica existencia telefònica. Era todo en ese momento tan obvio, que ni siquiera el conductor Angel De Brito se sorprendiò al leer esos supuestos del brevìsimo match de llamados, batalla donde el influencer alcanzò un 68.52 de los votos contra el 31,48 de los conocidos mùsicos.

A01 Cantando 2020 (Fotos Prensa LaFlìa A039)

Despedidos sin al menos un ramo de flores o un reconocimiento verbal, anoche el ciclo de la productora comandada por el“empresario esquelino”Marcelo Tinelli dejò en claro que en un concurso musical, lo ùltimo que puede llegar a importar es cantar bien, preocupados mucho màs en exponer en pantalla devaluados personajes mediàticos con sus miserias, que, por una excepcional vez, permitir que quienes lo hacen con capacidad logren un màs destacado espacio en una plataforma televisiva que desde la muerte de Juan Alberto Badìa jamàs les concediò un autèntico lugar donde mostrarse.  Si el futuro de la mùsica depende del patètico jurado del“Cantando 2020”, es hora de irse despidièndose ràpido del antiguo arte de combinar los sonidos