La inquietante pregunta flota sin respuestas hasta el momento: ¿podrà la gran industria del arte reformular la situación de los espectáculos con asistencia masiva de pùblico?

Las nuevas determinaciones sanitarias que rigen desde la llegada de la pandemia, son el principal punto que los productores de conciertos, teatros y empresarios de cine deberàn evaluar, para contemplar el inmediato regreso del arte a la òrbita de los eventos con gran presencia de espectadores

Espectàculos Masivos (Foto Prensa DF Entertainment - A001)

Por Gabriel Imparato

(Capital Federal – Mièrcoles 15 de Abril de 2020) Desde hace varias semanas existen por lo menos tres o cuatro normativas que la sociedad debe acatar inexorablemente dentro de la situación provocada por la pandemia causada por un virus chino cuya intencionalidad aùn no fe esclarecida. La utilización de un protector que cubra la nariz y boca, el empleo de guantes para distintas actividades de contactos con productos, la ubicación de todas las personas con la famosa“distancia social”de un metro y medio y la higiene constante con agua y jabòn al menos unas diez o doce veces al dìa como mìnimo, son los protocolos de higiene y precaución sanitaria que la situación actual contempla inexorables dentro de la gravìsima situación provocada por el coronavirus “covid 19”, enfermedad que durante el ùltimo mes ha provocado la muerte de casi doscientas mil personas en todo el mundo.

Espectàculos Masivos (Foto Prensa DF Entertainment - A002)

Las obligaciones indiscutidas que esta peligrosa enfermedad de fácil transmisión humana han detonado, son los principales puntos que toda la industria del espectáculo con asistencia masiva de espectadores deberà contemplar si se quiere recuperar esta clase de eventos en la sociedad en un mediano plazo. La aplicación de estas normativas, especialmente la del uso de protectores faciales y el rigor inapelable de la distancia social en cualquier àmbito, hoy son los conflictivos elementos que asoman como barrera difícil de superar dentro del análisis que la industria hoy contempla buscando soluciones pensando en el final de año o el inicio de la pròxima temporada.

Espectàculos Masivos (Foto Prensa DF Entertainment - A003)

Veamos algunos ejemplos que por ser obvios, no dejan de reflejar una durìsima realidad que convierte a esta clase de eventos en situaciones bastante difíciles de llevar a cabo sin algún costo operativo o social. ¿Alguien imagina un concierto con al menos diez o veinte mil espectadores respetando en 360 grados la distancia social de un metro y medio? ¿Serà posible que ademàs estas personas asì reunidas presencien un show con barbijo y guantes durante dos horas o màs tiempo? En primera instancia, para concretar eventos con enorme concurrencia de espectadores, habrà que pensar en predios probablemente màs grandes en este momento que el Hipódromo de San Isidro para reunir 20 mil fans de una gran banda o solista del momento. Pensar en un evento para cien mil personas demandarà segùn la nueva normativa sanitaria. un espacio fìsico al menos veinte veces o màs grande, que el utilizado actualmente en estos momentos para el “Lollapalooza Argentina”en el norte del Gran Buenos Aires, y ni hablar de la distancia y formato que tendràn las colas del pùblico para utilizar los baños baños en distintas partes del predio seleccionado, las cuales segùn esta situaciòn podrìan ocupar inevitablemente varios kilómetros dentro de ese lugar fìsico seleccionado.

Espectàculos Masivos (Foto Prensa DF Entertainment - A004)

Si esto sucede con los espectadores, ni hablar de la presencia del personal a cargo de los espectáculos, una dotaciòn que tambièn deberà ceñirse a las obligaciones que hoy reinan en suelo argentino. Saldràn los mùsicos nacionales o extranjeros de los amplios camarines ahora reformulados utilizando barbijo y guantes respetando la distancia social entre ellos, para una vez ubicados en escena los que canten se quiten el protector facial durante todo el recital a efectuar? Còmo se manejaràn los puestos de comida en relaciòn a la higiene y salubridad de cada àrea, si ademàs en cada lugar debe existir uno o dos enormes mòdulos conteniendo piletas y desinfectantes para higienizar las manos durante todo un evento?

Espectàculos Masivos (Foto Prensa DF Entertainment - A005)

La idea de imaginar cien mil espectadores en un lugar pùblico utilizando protectores para sus rostros y aplaudiendo a sus artistas con guantes, en principio podrìa parecer una escena no incluìda en el film“The Wall”, pero sin embargo de no mediar significativos cambios en el mediano plazo, cualquier evento de asistencia masiva estarà condicionado a que ciertas normativas sanitarias se cumplan al pie de la letra para evitar tragedias biològicas de muy alta escala. Ni hablar de las kilomètricas colas que podrìan generarse en las afueras de un show masivo, si tambièn la reglamentación sanitaria obliga a tomarle la temperatura a cada espectador, antes de permitirle el ingreso a un espectáculo. Definitivamente quienes llevan a cabo la compleja tarea de producir conciertos u otros eventos masivos, hoy afrontan el problema màs grave y grande en la extensa historia de los espectáculos con concurrencia multitudinaria, los cuales hoy en realidad parecen imposibles de llevarse a cabo.

Espectàculos Masivos (Foto Prensa DF Entertainment - A002)

En lugares como teatros o cines, donde la concurrencia es cercana a tres mil asistentes en los primeros y casi 600 en los segundos, naturalmente aparece la idea central de ubicar a los espectadores con una butaca de distancia, en colocaciones que respeten una situación de colocaciòn diagonal para evitar cercanìa a los cuatro lados. Esta determinación podrìa aplicarse,  pero obviamente inutilizarìa la capacidad total de estos àmbitos, lo cual darìa como problema adicional còmo amortiguar econòmicamente los costos de un evento artìstico donde la totalidad de las ubicaciones existentes no podrà se ocupada en un ciento por ciento. Tanto en los recitales o fiestas masivas,como las funciones teatrales o de cine, tambièn deberàn dirimirse mecanismos de cumplimiento obligatorio para ingresar o salir del predio seleccionado para evitar aglomeramientos pùblicos al principio o final de los mismos. Serà posible a futuro una determinada obra teatral con escenas de afecto entre sus protagonistas, si los intèrpretes no pueden acercarse a menos de 150 centìmetros de distancia? Estas preguntas, lejos de integrar una baterìa de patèticas bromas sobre còmo se adecuarà la situación, abren ahora un sinfìn de preguntas a la fecha sin una potencial respuesta, por parte de los realizadores involucrados en concretar un evento pùblico con asistencia numerosa de concurrentes.

Espectàculos Masivos (Foto Prensa DF Entertainment - A001)

Si en estas semanas los programas de radio y televisión trabajan con dotaciones reducidas para evitar la cercanìa de los trabajadores, serà posible pensar en ciclos o eventos dentro de esta estructura comunicacional en la cual quienes trabajen en la misma se ubiquen en amplios estudios para realizar y transmitir los mismos? Los protagonistas de los recitales, obras de teatros, programas de tv y otros eventos, tambièn deberàn cumplir la distancia social entre ellos. Esto lleva a pensar que los mùsicos ya no podràn interacuar cerca unos de otros, que los actores deberàn interpretar escenas con marcaciones en el suelo donde la cercanìa sea prohibida y tambièn un lìmite fìsico a la cantidad de personal ubicado dentro de un estudio de televisión o radio. Obviamente habràn pasado a la posteridad todos los gestos de los artistas con el pùblico y ni hablar de las famosos autògrafos o selfies con las estrellas admiradas.

Espectàculos Masivos (Foto Prensa DF Entertainment - A005)

Si esto ocurre en determinada situación, serà impresionante apreciar una imagen en donde dos personas aparecen en una foto digital con un metro y medio de distancia, escena en la que ambos protagonistas de la imagen utilizan barbijos, lo cual abrirà tambièn el bizarro análisis de cuàl es el artista y cuàl su admirador. Sin dudas este problema social impedirà el contacto de los protagonistas con sus admiradores, problema que no contempla ninguna soluciòn dentro de las primeras evaluaciones. Es decir, todo contacto de las figuras y sus fans asoma como una utopía,sabiendo de cuajo que estar al lado de los admirados es algo que en el presente se ha ido irremediamente al carajo. Las preguntas aparecen por diversas situaciones y hoy los productores de espectáculos no han dado señales de haber salido del shock inicial que provocò esta situación, un problema de alta escala que en los pròximos meses deberà ser contemplado para lograr el regreso de los eventos hasta tanto aparezca una adecuada vacuna contra esta enfermedad que puso al mundo culo para arriba en cuestión de segundos.